Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Crisis de Hong Kong refleja una sociedad dividida

Los manifestantes y sus partidarios han salido a las calles, a veces por decenas de miles, para expresar su desaprobación de Leung y de los planes que requerirí­an que un comité a favor de Beijing esté a cargo de la candidatura para presidente ejecu

Crisis de Hong Kong refleja una sociedad dividida

Crisis de Hong Kong refleja una sociedad dividida

Crisis de Hong Kong refleja una sociedad dividida

La historia del máximo líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, es como la de los cuentos en las que alguien asciende de la pobreza a la riqueza y que por lo general es admirada en esta ciudad de espí­ritu emprendedor, pero Leung es profundamente impopular, especialmente por sus antiguos lazos con China continental.

La creciente influencia de Beijing en esta ex colonia británica es un factor clave detrás de las protestas que han paralizado partes de esta ciudad dinámica y que han traí­do algunos de los peores enfrentamientos en décadas. No todos en Hong Kong comparten la furia o las sospechas hacia Beijing y los enfrentamientos que comenzaron el viernes "entre manifestantes y personas que tratan de expulsarlos de las calles" reflejan cómo han crecido las divisiones en esta ciudad de 7 millones de personas.

Los manifestantes y sus partidarios han salido a las calles, a veces por decenas de miles, para expresar su desaprobación de Leung y de los planes que requerirían que un comité a favor de Beijing esté a cargo de la candidatura para presidente ejecutivo de Hong Kong en 2017.

Las protestas plantean el mayor desafío para China continental desde que Beijing tomó el control de la ex colonia en 1997, en virtud del acuerdo de "un país, dos sistemas", por el cual se comprometió a mantener las libertades civiles de la ciudad y dos sistemas jurí­dicos y polí­ticos distintos.

"No estamos buscando una revolución. Sólo queremos democracia", dijo Joshua Wong, un organizador estudiantil de 17 años, ante una enorme multitud de jóvenes el sábado por la noche. La multitud aplaudí­a y coreaba " ¡Vamos Hong Kong!" y "¡Democracia ahora!"

La insatisfacción que provocó las protestas va mucho más allá del descontento hacia Leung y las reformas políticas. Los ingresos se han estancado mientras que el costo de vida se ha disparado. La brecha de ingresos de Hong Kong es una de las más altas del mundo, mientras que los ingresos medios entre los residentes menores de 24 años equivale a menos de 1.000 dólares estadounidenses al mes.

Muchos en Hong Kong creen que Leung no ha cumplido sus promesas de aumentar los salarios y ayudar a reducir los precios de la vivienda, además de no defender los intereses locales frente a los de Beijing.

"Las promesas del modelo de 'un paí­s, dos sistemas' y un alto grado de autonomí­a han sido adulteradas en los últimos años", dijo Willy Lam, profesor de política en la Universidad China de Hong Kong.

En las entrevistas a las personas involucradas en las protestas o quienes las presencian revelan opiniones muy diferentes. Algunos de los que llegaron a la ciudad desde China continental simpatizan con Beijing, pero otros huyeron del gobierno comunista y temen que las libertades de Hong Kong, al estilo occidental, y sus aspiraciones democráticas están siendo erosionadas por la creciente influencia de China en los medios de comunicación y la economí­a.

"Lo que está en juego son nuestros valores y nuestra forma de vida", dijo en una entrevista en Londres Anson Chan, un ex secretario en jefe de Hong Kong, el puesto más alto de la administración pública.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación