Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Competitividad piden en segunda vuelta electoral

Costa Rica tampoco definió presidente en primera vuelta. Los empresarios piden profundizar las propuestas para reactivar la economía del país

Simpatizantes de los tres principales partidos políticos que compitieron por la presidencia de Costa Rica se volcaron a las urnas el domingo pasado, sin lograr definir el escrutinio en la primera jornada. foto REUTERS

Simpatizantes de los tres principales partidos políticos que compitieron por la presidencia de Costa Rica se volcaron a las urnas el domingo pasado, sin lograr definir el escrutinio...

Simpatizantes de los tres principales partidos políticos que compitieron por la presidencia de Costa Rica se volcaron a las urnas el domingo pasado, sin lograr definir el escrutinio en la primera jornada. foto REUTERS

Un sorpresivo impulso del candidato de centroizquierda Luis Guillermo Solís mantuvo el domingo en un empate la carrera por la presidencia de Costa Rica con el oficialista Johnny Araya, encaminando al país centroamericano a un balotaje en el que las alianzas inclinarán la balanza.

En medio del descontento de muchos costarricenses por escándalos de corrupción que han salpicado al Gobierno, el socialdemócrata Araya vio caer su ventaja inicial hasta ser superado por Solís del partido Acción Ciudadana.

Con un rápido repunte, Solís lograba un 30.59 % del voto contra el 29.83 de Araya, que había arrancado como el favorito. Con el 69 % de las mesas contabilizadas, el izquierdista José María Villalta estaba en tercer lugar al lograr 17.19 % de los sufragios.

Cuando ninguno de los candidatos obtiene más del 40 % de los votos, los dos primeros deben medirse en una segunda vuelta el 6 de abril, según la ley tica.

Ninguna encuesta pronosticaba que Solís, un académico de 55 años que trabajó como diplomático, llegara a encabezar la carrera por la presidencia.

Sus promesas de generar empleo, apoyar a la industria e impulsar una "economía social" lo llevaron a superar a su contrincante de Liberación Nacional, un partido que llegó a encabezar antes de denunciarlo por corrupción y abandonar sus filas.

Los empresarios han seguido con atención las propuestas de los candidatos para acelerar el crecimiento del país y tienen el radar puesto en las medidas de tipo de cambio, ante la depreciación del peso y el precio de la electricidad que llega a representar hasta el 50 % de sus costos de producción.

"Definitivamente estamos en periodo de alerta los próximos dos meses, con medidas de precaución", comentó al semanario "El Financiero" Guillermo Piedra, empresario turístico e inmobiliario responsable del desarrollo Portasol.

"De costa a costa, la ola que se levantaba se ha convertido en un gran tsunami que ha arrasado la política tradicional para siempre", dijo Solís en un discurso, agradeciendo la "valentía" de los electores. "Gobernaremos Costa Rica y lo haremos con sensatez", agregó.

Por su lado, Araya, el segundo en las preferencias, hizo un llamado a la continuidad de lo alcanzado por el partido de Laura Chinchilla. "Nosotros somos el camino seguro, el camino responsable para mantener la estabilidad política, económica y social de Costa Rica", recalcó.

Ha prometido enfrentar el déficit limitando los beneficios salariales del sector público, aplicando un impuesto a las ganancias de capital y otro al valor agregado. —Expansión/Reuter/El Financiero/

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación