Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FINANZAS

Argentina defiende lo indefendible

Axel Kicillof, ministro de Economía de Argentina, sigue negando el "default" y simultáneamente habla de un acuerdo entre privados para solucionar el pago de la deuda a los "fondos buitres"

La sede de un banco privado en el centro de Buenos Aires (Argentina). La delegación de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) encargada de negociar en Nueva York la compra de los títulos de deuda a los fondos especulativos ha v

La sede de un banco privado en el centro de Buenos Aires (Argentina). La delegación de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) encargada de negociar...

La sede de un banco privado en el centro de Buenos Aires (Argentina). La delegación de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) encargada de negociar en Nueva York la compra de los títulos de deuda a los fondos especulativos ha vuelto con las manos vacías.

BUENOS AIRES. El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, aseguró hoy que hablar de que el país ha entrado en suspensión de pagos es "una pavada atómica", y calificó el fallo del juez neoyorquino Thomas Griesa a favor de los fondos como "un hecho judicial sin precedentes en la historia".

"Argentina se encontraría en default (impago) si alguno de los eventos contemplados y explicados claramente en los contratos (firmados con los acreedores de deuda reestructurada) hubiera ocurrido y ninguna de estas cuestiones se cumplen", dijo Kicillof en rueda de prensa.

El ministro de Economía advirtió que "existe una especie de campaña encaminada a sembrar incertidumbre, pánico y terror vinculada con la palabra default", y que frente a ella el Gobierno argentino seguirá trabajando porque tiene "mucho por hacer".

Mientras, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, espera que el cese de pagos de parte de la deuda argentina declarado por Standard & Poor's tenga el menor impacto posible en la población de ese país.

Standard & Poor's declaró ayer en cese de pagos selectivo parte de la deuda de Argentina después de que no se efectuara el pago a algunos de los bonistas de deuda reestructurada ante la falta de acuerdo en sus negociaciones con los fondos especulativos.

Ese cese de pagos solo afecta a los 539 millones de dólares que no han llegado a hacerse efectivos por estar retenidos en el Bank of New York Mellon (BoNY) por recomendación del juez Thomas Griesa, que instruye el caso entre Argentina y esos fondos.

El fondo especulativo Aurelius Capital, uno de los demandantes de Argentina en los tribunales estadounidenses por la deuda soberana de ese país en mora desde 2001, reconoció hoy que ha recibido ofertas de privados por los bonos en su poder, pero ninguna "merecedora de consideración seria".

"Aurelius ha sido a veces contactada por partes privadas o por supuestos intermediarios de partes privadas indefinidas para la posible compra de una fracción de nuestros bonos de deuda argentina", confirmó en un comunicado el fondo de inversión.

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, no descartó en Nueva York la posibilidad de un acuerdo entre privados para solucionar el pago de deuda a los que calificó como "fondos buitres", que tienen una sentencia en firme a su favor según la cual el Estado argentino les tiene que pagar deudas en mora que con intereses llegan a 1.500 millones de dólares.

Esas deudas están pendientes de pago desde el millonario cese de pagos declarado en 2001 por Argentina, que desde ayer se encuentra en una situación de "cese de pagos selectivo", precisamente derivada de las decisiones judiciales a favor de los demandantes en EE.UU.

La deuda en poder de los fondos no está sujeta a las reestructuraciones que Argentina propuso a sus acreedores en 2005 y 2010, que, pese a implicar grandes descuentos, fueron aceptadas por más del 92 % de los tenedores de bonos argentinos.

Estos últimos, que han venido cobrando en los términos acordados en las reestructuraciones, se han visto afectados por las decisiones del juez neoyorquino Thomas Griesa.

El juez ha establecido una cláusula que persigue que Argentina pague en simultáneo a los fondos demandantes y a los tenedores de bonos reestructurados o, en su defecto, de prioridad a los primeros, pues su deuda está impagada desde 2001.

Debido a esa cláusula, algunos tenedores de deuda reestructurada no han recibido el pago, pues el dinero girado desde Argentina está congelado en bancos de EE.UU., razón por la que el país ha sido declarado en cese de pagos selectivo por entidades de riesgo.

Este miércoles la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (ADEBA) estuvo en Nueva York para negociar la compra de los títulos de deuda a título privado, pero hoy se volvieron a Buenos Aires tras fracasar las gestiones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación