Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

El año 2015 será el de la industria de los fondos de inversión

Cuatro empresas han comenzado procesos para constituir Sociedades Gestoras que manejarán inversiones en activos financieros e inmuebles.

El año 2015 será el de la industria de los fondos de inversión

El año 2015 será el de la industria de los fondos de inversión

El año 2015 será el de la industria de los fondos de inversión

La Bolsa de Valores de El Salvador apuesta por arrancar la industria de los fondos de inversión en el país, a partir del segundo semestre de 2015, con el surgimiento de las primeras Sociedades Gestoras que se encargarán de manejar el dinero de los inversionistas en activos financieros e inmuebles, actividad con la cual se espera generar una mayor liquidez y demanda en el mercado, tanto para quienes buscan financiarse, como para los inversionistas que deseen diversificar sus ganancias.

Las Sociedades Gestoras pueden comprar o vender cuotas de los fondos de inversión que crearán y que operarán. Esta transacción la realizarán en la Bolsa de Valores, por medio de las casas corredoras.

Se calcula que si la Administración de Cartera, una figura de inversión colectiva similar a los Fondos de Inversión, llegó a manejar un total de $800 millones (aproximadamente 3 % del PIB actual), se espera que las transacciones de las Sociedades Gestoras supere esta cifra en un par de años, informó la Bolsa de Valores.

Las Gestoras podrán manejar fondos cerrados y abiertos, con los cuales los montos pueden ser fijos o indefinidos.

Ambos tipos de fondos demandan un patrimonio mínimo de $350,000 y se les permite invertir en activos locales y extranjeros, de renta fija o variable, emitidos por entes privados (corporativos, fondos de inversión, inmuebles) o públicos (soberanos, supranacionales, entidades autónomas), según la calificadora de riesgo Fitch Ratings.

Fitch destaca que parte del atractivo de los fondos de inversión será elevar la liquidez en el mercado e incentivar la inversión, debido a los beneficios fiscales que tendrán los participantes.

Durante los cinco años posteriores a la constitución del fondo, comparó Fitch, los inversionistas (personas naturales) estarán exentos del pago del impuesto de la Renta por los ingresos o ganancias percibidas de las participaciones en fondos, tanto abiertos como cerrados.

Según la Bolsa de Valores, los fondos están a la disponibilidad de todas las personas y empresas que deseen invertir. Entre los sectores beneficiados están la construcción, la pequeña y microempresa, y el resto de rubros productivos que deseen obtener liquidez para financiar proyectos a largo plazo.

Oportunidad de negocios

La constitución de Sociedades Gestoras es a la vez una oportunidad de negocio para quienes deseen incursionar en la industria del manejo de los fondos de inversión.

Antes de la vigencia de la Ley de Fondos de Inversión, las casas corredoras de bolsase dedicaban a comercializar "la administración de carteras".

Según un informe de Fitch Ratings, "la administración de cartera" alcanzó aproximadamente $76.5 millones de activos bajo administración, al 7 de noviembre de 2014, mientras en octubre de 2013 registró transacciones por $74.5 millones.

Estas transacciones están concentradas en productos bancarios (depósitos a plazo fijo y cuentas bancarias) invertidas a corto plazo.

Fitch considera que existe potencial de desarrollo para una industria de fondos de inversión en El Salvador, soportada en la nueva estructura legal y regulatoria.

La nueva normativa permitirá integrar los mercados de capitales que operan en Centroamérica como en el resto del continente, al incentivar los flujos transfronterizos de capitales, agrega Fitch.

Por ende, el negocio luce prometedor. Los grupos financieros, las casas titularizadoras, aseguradoras, consultoras, auditoras, constructoras y bufetes legales son los potenciales sectores que pueden incursionar en la creación de Sociedades Gestoras de fondos de inversión.

Javier Mayora, gerente general de la Bolsa de Valores, explicó que en el país pueden surgir fondos inmobiliarios puros o de desarrollo. El primero puede adquirir un edificio de oficinas corporativas, para obtener rendimiento de los alquileres de los inquilinos. Mientras en el segundo, se invierte en comprar la tierra y en edificar, para luego venderlo a un fondo inmobiliario y obtener el rendimiento.

Se prevé que en el país, los fondos cerrados se destinarán para inversiones de largo o mediano plazo (para empresas), y que serán los abiertos (personas naturales) los que mayor auge registren, debido a que permiten invertir y recobrar ganancia en forma mensual, estimó Mayora.

La Ley estima diversas cuotas de rentabilidad para los inversionistas de los fondos abiertos, lógicamente, el que invierte más, tendrá mayor interés por percibir que el que colocó menos, concretó Mayora.

La tendencia mundial en el negocio de los Fondos de Inversión, agregó, es que el 80 % de los mismos son de tipo abiertos, mientras el 20 % son repartidos en cerrados de capital de riesgo o inmobiliarios, entre otros.

Según Mayora, los fondos cerrados exigen mayor madurez de mercado o conocimiento de este, por parte del inversionista, el cual, usualmente tiene mayor capacidad para ubicar su capital en instrumentos de montos superiores.

Este tipo de inversionista buscará liquidez a largo plazo, mientras, el que necesita ingreso mensual, será el que preferirá invertir en los fondos abiertos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación