Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PERFIL

Andrés Barreto, el "Mark Zuckerberg latino"

Andrés Barreto, un colombiano de 27 años abrió las puertas del éxito en 2006, cuando creó junto a un amigo la exitosa plataforma de reproducción de música en línea Grooveshark, utilizada por millones de usuarios en todo el planeta.

A los 27 años, Andrés Barreto tiene 4 empresas en funcionamiento e invierte en otras 30, lo cual le ha llevado a ser incluido entre los 10 mejores innovadores de menos de 35 años por una prestigiosa publicación del Instituto Tecnológico de Massachuss

A los 27 años, Andrés Barreto tiene 4 empresas en funcionamiento e invierte en otras 30, lo cual le ha llevado a ser incluido entre los 10 mejores...

A los 27 años, Andrés Barreto tiene 4 empresas en funcionamiento e invierte en otras 30, lo cual le ha llevado a ser incluido entre los 10 mejores innovadores de menos de 35 años por una prestigiosa publicación del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT).

BELO HORIZONTE. El joven emprendedor e inversor colombiano Andrés Barreto, uno de los referentes en el negocio de las "start-ups" en Suramérica y considerado por los expertos como el 'Mark Zuckerberg latinoamericano', opina que "no existen excusas para evitar emprender" en esta región.

Este colombiano de 27 años abrió las puertas del éxito, que le acompaña desde su primer año de universidad, en 2006, cuando creó junto a un amigo la exitosa plataforma de reproducción de música en línea Grooveshark, utilizada por millones de usuarios en todo el planeta.

Según relató Barreto en entrevista hoy a Efe, esta experiencia le sirvió para darse cuenta de que podía crear un producto global desde un lugar remoto, como en el que vivía en aquel momento, "una gran extensión de pantano" pero en la cual contaba con conexión a internet.

"En ese momento empecé a estudiar mi mercado y fue cuando empecé a escuchar las excusas que ponen los emprendedores y los inversores en América Latina. Falta de cultura en esta línea de negocio, falta de inversión y falta de talento", aseguró Barreto.

Con la inquietud típica de los jóvenes emprendedores decidió demostrar que eso que escuchaba solo era una "excusa" para no emprender.

El primer paso fue fomentar la creación de una "cultura" en este campo y para ello lanzó el medio de comunicación 'Pulso Social', sobre tecnología y emprendedores, y la empresa de relaciones públicas 'Socialatom PR', la cual utilizan, según Barreto, "todas las grandes empresas latinas que quieren entrar en Silicon Valley".

"La prensa en América Latina está dando reconocimiento a los emprendedores. Hace cinco años esto no existía. Se le daba a los futbolistas, actores de novela, políticos, criminales...", aseveró el colombiano en relación al cambio mediático experimentado por las "start-ups".

Después de fomentar esa "cultura del emprendedor" decidió demostrar que existe una gran fuente de talento en la región con la creación de una empresa de publicidad para dispositivos móviles que ayuda a "monetizar los contenidos" de los medios en la cual la ingeniería fue desarrollada en México y el diseño en Colombia y Argentina.

"Con esto demostré que en América Latina se pueden crear empresas de impacto global y que no solo dependemos de clones", destacó.

Para abordar la "ausencia de inversores" decidió que él mismo se convertiría en inversor, después de 9 años como emprendedor, y ya tiene en cartera 30 empresas "establecidas en Suramérica" a las cuales aporta "un capital simbólico" y a las que, con su equipo, asesora en temas como la selección de talentos o en aspectos financieros.

"Estoy haciendo lo que me hubiese gustado que los inversores hubiesen hecho por mí cuando era emprendedor", afirmó.

Barreto participó este jueves en un evento en la ciudad brasileña de Belo Horizonte en el que jóvenes emprendedores internacionales negociaron inversión para sus proyectos.

El reconocimiento que tiene el colombiano entre la comunidad de emprendedores queda patente en el modo en el que los jóvenes participantes intentaron abordarle con el conocido 'elevator pitch', una forma de presentación en la que un emprendedor tiene que convencer al inversor en el tiempo que dura el trayecto realizado por un ascensor.

El empresario reconoció a Efe que "muchos se centran más en el 'pitch' que en mejorar su empresa" y que el mejor modo de hablar con un inversor es dejando que el producto "hable solo, con datos objetivos".

"Cuando alguien hace un 'pitch' demasiado bueno, desconfío", agregó.

Para este joven licenciado en ciencias políticas, "nos encontramos en una nueva revolución industrial, esta vez digital, que es la primera de la historia de la humanidad que es equitativa", aseguró.

"No tienes que ser el hijo de nadie, ni tener mucho dinero, ni estar en el mejor lugar del mundo para poder triunfar", aseguró. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación