Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se abren las ofertas por la cartera de consumo del Citibank El Salvador

El año pasado, tuvo una participación de utilidades de 9.9% de los préstamos netos que registra el sistema bancario en el mercado salvadoreño.

Ha iniciado la venta de la banca de consumo que Citibank opera en El Salvador. El oferente debe ser robusto, confiable y pagar lo que Citi espera por esta porción del mercado bancario salvadoreño, cuyo saldo puede superar los 500 millones de dólares, si se suman los créditos hipotecarios, los personales y las tarjetas de crédito.

Citi aún no ha revelado el valor neto que pretende percibir por la venta de la cartera de consumo y tampoco ha proporcionado detalles sobre los rubros que podrían integrar a la misma y ser parte de la liquidación.

Michael Corbat, presidente ejecutivo del grupo, ha dado luz verde para escuchar propuestas y es probable que algunos bancos transnacionales o nacionales con operaciones locales hayan iniciado ya el proceso de oferta. Este es otro detalle que Citi no ha querido revelar.

Según el equipo de analistas de Fitch Ratings, todavía no está claro el valor, ni el contenido de la cartera de consumo que Citi El Salvador ha puesto en venta, y mucho menos quiénes la quieren.

Las carteras que ya se vendieron

Cuando el banco vendió su cartera de consumo a Banco Ficohsa, de Honduras, en abril del presente año, incluyó tarjetas de crédito, préstamos personales y depósitos.

Ficohsa se convirtió en el banco más grande de Honduras con $339 millones en patrimonio; $2,771 millones en activos; $1,882 millones en créditos y $1,609 millones en depósitos.

Un año antes, en Uruguay, Banco Itau adquirió las cuentas bancarias que Citibank manejaba como cartera de consumo, compuesta por más de $60 millones en activos brutos, tarjetas de créditos, préstamos personales e hipotecas con saldos de más de $ 265 millones en depósitos.

En 2012, en España, Citigroup vendió su cartera de préstamos personales de consumo a Apollo European Principal Finance Fund (Apollo EPF), un fondo propiedad de Apollo Global Management.

La venta incluyó 265 millones de euros ($335 millones) de préstamos personales y 280 millones de euros ($354 millones) con morosidad, equivalentes a 130,000 cuentas de clientes, según informes de prensa.

En Guatemala, en el 2011, el banco G&T Continental adquirió, por Q500 millones ($65.4 millones), la cartera de vivienda del Citibank. En todos los países donde ha vendido, Citigroup ha conservado la cartera corporativa.

Citigroup anunció el martes que dejará sus operaciones minoristas en seis países de Latinoamérica -Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá y Perú-. Precisamente, en Perú ya se barajan cuáles bancos podrían estar interesados en la cartera de consumo del Citi.

Entre los interesados podrían estar Interbank y Scotiabank, a los cuales les conviene mejorar su participación en tarjetas de crédito, la cual no es la más fuerte en dicho mercado. También se menciona al BBVA que se destaca por manejar líneas de créditos de alta categoría, como los que el Citi opera en la plaza peruana.

En El Salvador, el negocio se plantea atractivo para los bancos que buscan crecer en el mercado local, o expandir sus operaciones en Centroamérica, si se considera que el Citi es el quinto mayor banco del país. Tiene una cartera de préstamos brutos de $1,057.11 millones, según el ranking publicado por ABANSA (con saldos hasta agosto 2014).

El 50% de esa cartera de créditos que maneja está conformado por préstamos de consumo (hipotecarios, personales y tarjetas de crédito) que asciende a $765.4 millones, según el último informe de clasificación emitido por la agencia Fitch Ratings.

Juan Miró, director ejecutivo de Citibank El Salvador, ha definido esta porción en venta como" una operación fantástica de banca de consumo". Las calificaciones de riesgo del banco se mantienen en AA+ y en AAA+ por parte de Equilibrium y Fitch Centroamérica, respectivamente.

Estado de la cartera

Fitch afirma que los préstamos de consumo del Citi han mostrado una calidad aceptable, ya que solamente 2.74 % de esta cartera tenía mora mayor a 90 días, a junio de 2014. Cualquier estrategia de crecimiento, anticipa la agencia, estará enfocada en dicho segmento, debido a que los niveles de mora se reducirán, en la medida que los préstamos de consumo alcancen un mayor peso dentro de la cartera.

El año pasado, los préstamos netos de la actividad bancaria del país fueron de $9,633 millones y la participación de utilidades que el Citi obtuvo en este mercado fue del 9.9 %, después de Davivienda (11.1 %), Scotiabank (11.5 %), Banco de América Central (11.7 %) y el Agrícola (41 %), según la memoria de labores del Citi, publicada en 2013.

A criterio de Fitch, el banco Citi se enfoca en el financiamiento de consumo, principalmente para clientes con perfil alto, debido a que su modelo de negocios privilegia la rentabilidad sobre volumen, por lo cual Citi orienta sus operaciones hacia segmentos que dejen mayores márgenes.

En su estrategia, agrega, el banco busca rentabilizar su base de clientes a través de la venta cruzada de productos y servicios, la cual se apalanca en la infraestructura de primer nivel de Citigroup. Citi es uno de los competidores principales en tarjetas de crédito, con el 38.48 % de los saldos totales del mercado local, a junio 2014, señala el informe de Fitch.

Rentabilidad vs costos

Aunque el director ejecutivo de Citibank El Salvador considere que se trata de "una operación fantástica de banca de consumo" que podría seguir creciendo en el país, el presidente ejecutivo del Grupo, Michael Corbat, considera que la compañía debe enfocarse en mercados más rentables y optimizar recursos en otros. Por lo tanto, hay que vender.

La decisión, cita el comunicado difundido por Citi El Salvador, "es consistente con la estrategia global de asignar recursos a las oportunidades de mayor retorno".

Según Fitch Ratings, la rentabilidad de Citi El Salvador "está presionada". Las utilidades a junio de 2014 se redujeron en 57.58 %, debido a la disminución interanual significativa en liberación de reservas y en recuperación de préstamos (-95.10 % y -17.27 %, respectivamente).

Los préstamos vencidos del Citi fueron de $59.3 millones, al 31 de agosto de 2014, mientras, en el mismo período de 2013 eran de $57.96 millones, según el ranking bancario de ABANSA. Citi aumentó reservas por "incobrabilidad" de $47.12 millones a $48.41 millones entre agosto de 2013 al mismo mes de 2014.

Fitch añade en su análisis que la proporción de cartera con mora mayor a 90 días está entre las más altas del sistema bancario (Citi: 5.38 %; Sistema: 2.40 %), debido a la participación elevada de préstamos corporativos e hipotecarios que fueron otorgados por administraciones anteriores.

Fitch prevé que, aunque la morosidad del banco permanecerá alta en el corto plazo, el deterioro crediticio será menor al de años anteriores, debido a que los criterios de colocación son más estrictos.

"El gasto elevado en provisiones y la eficiencia operativa débil continúan limitando la rentabilidad operativa de Citi", señala Fitch y agrega: "En opinión de la agencia, mejoras en la rentabilidad del banco estarían asociadas a un control estricto de costos, tanto operativos como crediticios, y a una gestión efectiva en recuperación de préstamos castigados".

Han sido los costos de las operaciones del Citi en 11 mercados las que motivaron la reestructuración por parte de Citigroup. Hace ocho días, anunció que se retirará del negocio de banca minorista en 11 países, seis de ellos de Latinoamérica, incluyendo El Salvador.

Lo que el banco busca en sus operaciones globales es disminuir costos. Los gastos en los principales negocios de Citigroup crecieron un 11 % en el tercer trimestre, mientras que los ingresos se incrementaron un 8 %, según reportes de la agencia Reuters.

Un comunicado difundido por la compañía registra que la utilidad neta global para el tercer trimestre de 2014 fue de $ 3.4 mil millones, sobre ingresos de $ 19.6 mil millones. En el mismo período de 2013, la utilidad neta fue de $3.2 millones de dólares, sobre ingresos de $17.9 mil millones.

En la memoria de labores de 2013, Citibank de El Salvador refleja que el banco mantuvo una posición fuerte, con una utilidad neta de $22.1 millones. La utilidad neta del banco, a junio de 2014 se registró en $4.6 millones, según el informe de Fitch.

En 2013, la eficiencia operacional mejoró en un 11.7 % con respecto al 2012. Sus empleos los redujo de 2,914 a 2,373. Pasó de 46 a 25 agencias, de 9 a 3 sus centros de servicio de tarjetas y de 170 a 1 63 cajeros automáticos.

Aunque ha tenido menor eficiencia operativa y costos crediticios altos, Fitch señala que en 2014, Citi destaca por su capitalización robusta, liquidez amplia, con cobertura sólida de 40.05 % de las captaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación