Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Abre el nuevo One World Trade Center

Un nuevo centro de oficinas abrió sus puertas en el terreno donde se erguían las Torres Gemelas, destruidas en los ataques del 11 de septiembre de 2001

El One World Trade Center, que tiene 104 niveles, domina el paisaje de Manhattan.

El One World Trade Center, que tiene 104 niveles, domina el paisaje de Manhattan.

El One World Trade Center, que tiene 104 niveles, domina el paisaje de Manhattan.

NUEVA YORK. El One World Trade Center, la conocida como "Torre de la Libertad", abrió ayer sus puertas para ocupar parte del vacío que dejaron hace 13 años las "Torres Gemelas" y dar un empujón definitivo a la recuperación del Bajo Manhattan.

"El One World Trade Center sirve como símbolo de la resistencia de toda la gente de Nueva York. Hoy, mientras abrimos sus puertas por primera vez, recordamos que la fuerza y el valor siempre vencerán a la debilidad y la cobardía", señaló el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Cuomo aseguró que la vuelta de la actividad al edificio supone un día "extraordinario para todos los neoyorquinos" y vuelve a demostrar "el espíritu de recuperación" de la ciudad tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Ayer, algo más de 13 años después, los primeros trabajadores -unos 175 empleados de la editorial Condé Nast- ocuparon sus oficinas en la inmensa torre de acero y cristal que domina con sus 542 metros de altura el "skyline" de Nueva York.

Encabezados por el consejero delegado de la empresa, Charles Townsend, ese primer grupo es la avanzadilla de los más de 3,400 empleados de Condé Nast que se instalarán en los próximos meses en la nueva sede.

La compañía -dueña de cabeceras como Vogue, The New Yorker y Vanity Fair- ha alquilado por 25 años un tercio del espacio disponible en la torre, en concreto los pisos que van del 20 al 44.

Junto a la editorial, otras empresas como la firma de publicidad Kids Creative y el grupo inversor BMB Group. El propietario del edificio, la Autoridad del Puerto de Nueva York y Nueva Jersey, ha alquilado alrededor del 55 % del espacio disponible en el inmueble y sus propios trabajadores han comenzado a instalarse en uno de los edificios adyacentes, el Four World Trade Center.

La construcción del rascacielos, el mayor de Estados Unidos, se inició en el año 2006 y su finalización se ha retrasado en varias ocasiones, disparando el costo de las obras hasta los 3,900 millones de dólares.

Destinada a mostrar el orgullo de la recuperación neoyorquina tras la tragedia, la torre y su aguja tienen exactamente 1,776 pies de altura (542 metros), en referencia al año de la declaración de independencia de Estados Unidos, y de ahí se deriva su patriótico sobrenombre.

Aunque aún están en construcción otros dos rascacielos que completarán el complejo, la apertura del One World Trade Center unida a la inauguración el pasado mayo del museo del 11S supone un paso fundamental en la reconstrucción del área destruida.

El desembarco de la editorial desde su actual ubicación junto a Times Square -un área que ayudó a consolidar con su llegada en los años 90- está considerado clave en la redefinición del barrio, donde las finanzas están dejando paso a empresas del mundo del espectáculo, de la tecnología y de la comunicación.

La ciudad da por hecho que el traslado a la parte baja de la isla de gurús de las nuevas tendencias como la redactora jefe de Vogue, Anna Wintour, servirá de imán para seguir atrayendo nuevos inquilinos a una zona que fue la más afectada por la tragedia.

Las primeras señales de ese resurgimiento ya se han hecho evidentes en los últimos meses con la apertura de numerosas tiendas de lujo y el anuncio de que otro gigante de la comunicación, Time Warner, también se trasladará al sur de Manhattan. _EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación