Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

OPINIÓN

2014 serÁ buen aÑo para acciones y hedge funds

2014 serÁ buen aÑo para acciones y hedge funds

2014 serÁ buen aÑo para acciones y hedge funds

2014 serÁ buen aÑo para acciones y hedge funds

Los datos económicos en general siguen siendo alentadores, y sugieren que el impulso económico seguirá recuperándose en 2014 con una base estructural en EE. UU. y Europa mucho mejor que antes de la crisis financiera y de la deuda europea. La inflación es además contenida y las autoridades monetarias podrán mantener políticas acomodaticias a pesar de que la Reserva Federal ha empezado a reducir su programa de compra de activos. El panorama es de subida gradual de los tipos de interés reales y de buenos rendimientos, aunque volátiles, de los activos de mayor riesgo.

Rendimiento positivo para la renta variable en 2014

La renta variable está pasando lentamente de depender de la liquidez a orientarse al crecimiento. Esta transición tendrá lugar a lo largo de 2014. Conforme la política monetaria vaya abandonando las medidas poco convencionales, los factores tradicionales como el crecimiento y las valoraciones volverán a cobrar protagonismo.

Según estas mediciones, la renta variable parece hallarse en una situación relativamente atractiva. Calculamos que la renta variable rendirá un 11% en los próximos 12 meses, en línea con el crecimiento del beneficio por acción generalmente previsto para 2014. En toda subida hay correcciones, pero la incertidumbre sobre su temporalidad complica preverlas. Cualquier corrección que se produzca será breve, y la aprovecharemos para aumentar nuestra posición en renta variable.

En cuanto a sectores, la aceleración del impulso de crecimiento prevista para 2014 beneficiará a los cíclicos. Con la mejoría de las perspectivas macroeconómicas, es probable que aumenten las inversiones en explotación y racionalización. Así lo reflejamos en nuestra preferencia por los sectores industrial y de tecnología de la información.

Geográficamente, preferimos la zona euro a EE. UU. Las valoraciones, el impulso de crecimiento, las distribuciones y la dinámica de la política monetaria inclinan la balanza a favor de Europa.

Carteras de renta fija necesitan gestión activa

La reducción del estímulo monetario de la Reserva Federal y la reaceleración del crecimiento de la economía estadounidense implican que las tasas de referencia a largo plazo sigan subiendo. En este contexto, debemos mantener una duración muy corta en bonos, sobre todo en dólares.

A pesar de la subida, el rendimiento del tesoro de EE. UU. a 10 años sigue en territorio históricamente bajo. Por ello, la búsqueda de rentabilidad deberá continuar, beneficiando a la deuda de alta rentabilidad (HY). Igualmente, los bonos europeos periféricos (preferimos emisores italianos, españoles y portugueses) serán los más beneficiados por la política del Banco Central Europeo (BCE).

Aún así, la selección de emisores y la diversificación serán cruciales en 2014. Entre los créditos de beta alto, las perspectivas a corto plazo para los mercados emergentes (ME) siguen oscurecidas por el efecto potencial del recrudecimiento de la política monetaria en EE. UU., sobre todo en los países más expuestos a las condiciones externas de financiación.

Los ME deficitarios (como Brasil, Turquía, Sudáfrica e India) pueden ser vulnerables a los recortes de la Fed, pero los excedentarios (como Rusia) pueden ofrecer oportunidades tras la ampliación de diferenciales de este año.

Por último, los inversores en busca de rentabilidad tendrán que ir más abajo en la estructura de capital e incorporar bonos híbridos y deuda contingente convertible (CoCo) a sus carteras. Aunque su carry resulta atractivo, suelen ser más volátiles en épocas de proliferación de la aversión al riesgo y su estructura entraña mayor complejidad.

Así pues, un análisis riguroso y una gestión activa de este tipo de deuda son las claves. De igual modo, los bonos convertibles son una alternativa atractiva para los inversores que no deseen invertir directamente en los mercados de renta variable.

Materias primas: expuestas al crecimiento de China y a los tipos estadounidenses

Las materias primas han ofrecido un rendimiento decepcionante en lo que llevamos de 2013, como demuestran las bajadas registradas por sus principales índices.

Los mercados de materias primas suelen beneficiarse de la subida del crecimiento y verse perjudicados por la subida de los intereses de la deuda. En cuanto al crecimiento, China es el motor más importante y, sobre los intereses, los bonos estadounidenses son decisivos.

El problema es que, con el aumento de los intereses en EE. UU. y la pereza del crecimiento chino, la situación para las materias primas ha sido complicada. Pero podría mejorar en 2014 si el crecimiento chino aumenta, aunque su composición probablemente sea menos dependiente de las materias primas.

Por ello, nuestras perspectivas son neutrales. El oro fue una de las materias que más sufrió en 2013, pues sus precios cayeron por debajo de los 1,300 USD.

El mercado está bajo, pero la subida de los intereses sigue siendo un riesgo. Nuestra perspectiva es neutral por ahora, pero los riesgos disminuyen.

En energía, los precios del petróleo pueden estar a punto de tocar fondo. El mercado ya no está sobrevalorado y la demanda ha empezado a recuperarse.

Hedge funds:

mejora del impulso

Los hedge funds tuvieron un buen año. El índice Credit Suisse Hedge Fund Index subió más de 8% en 2013.

El año que viene también será bastante bueno. La mejora del crecimiento, la disminución de las correlaciones entre valores, la moderada subida de los tipos de interés y las buenas perspectivas a largo plazo para la renta variable abogan a favor de los hedge funds de estilo direccional. Preferimos los de renta variable largo/corto, que deberían beneficiarse de la reducción de las correlaciones y la mejora del crecimiento, y los de arbitraje de renta fija, que deberían funcionar bien cuando los intereses suban moderadamente.

Divisas: el USD se beneficiará del desligamiento monetario

Con el desligamiento gradual de la política monetaria estadounidense de la del resto del mundo, las perspectivas para el USD son positivas. La laxitud política del BCE evitará cualquier posible revalorización importante del EUR frente al CHF.

En los mercados emergentes, las divisas deficitarias (en presupuestos y cuenta corriente) corren peligro. Nos concentramos en CNY, MXN y PLN.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación