Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Washington listo para escuchar a la Orquesta Don Bosco

Los 130 jóvenes que conforman el coro y la orquesta sinfónica llegan a Washington el domingo 26. Tendrán dos conciertos en la capital estadounidense e intercambios con jóvenes de escuelas públicas.

Arriba una panorámica del coro y la orquesta del Polígono Don Bosco. Abajo, el Kennedy Center de Washington.

Arriba una panorámica del coro y la orquesta del Polígono Don Bosco. Abajo, el Kennedy Center de Washington.

Arriba una panorámica del coro y la orquesta del Polígono Don Bosco. Abajo, el Kennedy Center de Washington.

Nada menos que el Concert Hall del prestigioso Kennedy Center en Washington albergará uno de los dos esperados conciertos de la Orquesta Sinfónica y el Coro del Polígono "Don Bosco", conformados por jóvenes provenientes de comunidades en alto riesgo y para los que el Banco Mundial y la cooperación japonesa invirtieron en el proyecto de formación musical.

Son 130 ejecutantes —tanto de la orquesta como del coro, más un grupo de acompañantes, entre ellos el reconocido padre Pepe Moratalla, quien dirige la obra del Polígono Industrial en la zona marginal Iberia, al oriente de San Salvador—, los que llegarán a la capital de Estados Unidos para mostrar el alcance de este proyecto que ha dado resultados más allá de los esperados por los benefactores.

En los conciertos del lunes 27 y el jueves 30 en el auditorio del Banco Mundial, los jóvenes músicos mostrarán al mundo el impacto positivo de la música académica como neutralizador de la violencia; camino que emprendieron en 2011 con el apoyo del organismo financiero con sede en la capital estadounidense y la donación de $1 millón de dólares del Fondo Social de Japón, con lo que se compraron instrumentos, pago de maestros y el montaje de la orquesta, que en su totalidad tiene más de 250 jóvenes.

Para esta gira a Washington DC, se han enrolado empresas en calidad de patrocinadores como Avianca que fletará uno de sus aviones para el traslado de los jóvenes de San Salvador a Estados Unidos, además de un vigoroso grupo de voluntarios de diferentes nacionalidades que desde la capital nacional se han movilizado para ajustar todas las piezas de la prometedora gira.

María González de Asís, quien gerenció el proyecto como empleada del Banco Mundial durante la etapa de ejecución, no abandonó esa carpeta al ser trasladada a otras instancias del organismo financiero, al culminar el proceso hace más de un año. "Yo y otras voluntarias quisimos seguir involucradas con el proyecto, porque quedé impresionada cuando llegué a El Salvador un año después y dieron un concierto, quede impresionada del talento de estos niños, del compromiso que han demostrado y de cómo están realmente volcados con la música para hacer una alternativa de vida y salir delante; son chicos que ahora mismo están rodeados de violencia al provenir de las escuelas públicas de Soyapango, Ciudad Delgado, Apopa, donde la violencia es un factor de la vida diaria", explica María que ha estado al frente del equipo de voluntarios.

La acogida para la gira ha superado las estimaciones iniciales, en principio tenían previsto que la orquesta se presentara en la franja diaria que ofrece el Kennedy Center en el Millenium Stage, en una hora diaria de espectáculos gratis en uno de los pasillos del megacentro cultural, pero al ver el empuje del proyecto la institución ofreció el teatro casi sagrado para las orquestas sinfónicas que visitan Washington.

Los dos conciertos programados para la capital estadounidense serán gratuitos. Para el del Kennedy Center, los interesados deberán recoger las entradas en la boletería de la institución, ubicada en la rivera del Río Potomac en el noreste de la capital, entre 12 del mediodía y 4:00 de la tarde; se entregará un máximo de dos pases por persona, agregaron los organizadores.

Durante los siete días de estancia en la capital los jóvenes visitarán también algunas escuelas públicas del Área Metropolitana de Washington, harán recorridos por algunos sitios emblemáticos de la ciudad y visitarán tres iglesias.

También en la logística los organizadores han programado un día de interacción de los niños y jóvenes con familias de la ciudad para ver otras dinámicas de convivencia, justo antes de regresar el viernes 1 de mayo al país.

María González reconoce que gracias al trabajo de los voluntarios y las donaciones recibidas para cubrir los gastos de la estancia, más las gestiones oportunas como el otorgamiento de visas por parte de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador, se ha facilitado la realización de esta visita que para ella y el equipo de voluntarios es "un sueño hecho realidad".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación