Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Visión, disciplina y voluntad política requiere educación

Los asiáticos, y en gran medida los europeos, están arriba de la media que es de 494 puntos, obteniendo 613 puntos en la prueba

El informe PISA, dado a conocer esta semana, evalúa los conocimientos adquiridos por los alumnos de 15 años en matemáticas, lectura y ciencia; esta prueba internacional por un lado, pone al desnudo los sistemas educativos de más de 65 países del mundo, y por otro, revela qué naciones están haciendo las cosas bien y los que no lo hacen tan bien en el tema de la educación.

¿Por qué están a la cabeza de la más famosa e importante ranking mundial de educación los adolescentes de Shanghai, Singapur, Japón Corea del Sur, Hong Kong, Taiwán y Macao?; y ¿Por qué los países latinoamericanos están en la cola?

Las respuestas se desprenden de los mismos resultados de PISA; los asiáticos, y en gran medida los europeos, están arriba de la media que es de 494 puntos, tienen 613 puntos, debajo de la media de alumnos con peores resultados, 23.1 es la media y estos asiáticos tienen 3.8 y con cuota de alumnos con rendimiento alto en matemáticas, la media es 12.6 y estos tienen, 55.4. Cada vez tienen claro que no basta gastar más dinero en educación, o poner más profesores y mejorar la infraestructura sino que se requiere una visión definida y clara de lo que se quiere hacerse con la educación a mediano y largo plazo, formando parte de una estrategia nacional donde los profesores, mejor preparados y con mayores incentivos, desarrollan programas educativos focalizados donde se impulsan técnicas pedagógicas creativas y llenas de vida que entusiasmen no solo a los estudiantes sino a los mismos profesores y los padres de familia.

En cambio, en nuestros países, la improvisación, la falta de visión de mediano y largo plazo, la politiquería y populismo barato, y la poca disciplina hacen que la educación no sea una tarea prioritaria; se requiere voluntad política para convertir la educación en un eje central del desarrollo.

Los adolescentes salvadoreños no participan de esta prueba internacional; el área centroamericana, solamente Costa Rica se atreve a poner a sus adolescentes y su sistema educativo a evaluación en PISA; los resultados, están en los últimos puestos con una puntuación media de 407 (la media es de 494), con una cuota de alumnos con peores resultados de 59.9 (la media es de 23.1) y con un o.6 la cuota de alumnos con rendimiento alto en matemáticas (la media es de 12.6). Pero lo valioso es qué están en el proceso, a diferencia de nuestro El Salvador que estamos estancados en politiquería barata sobre el tema educativo.

Andreas Schleicher, uno de los responsables del programa PISA, dice que el éxito de los asiático "se trata de una cuestión de trabajo duro más que de inteligencia... en China y Shanghai tienes nueve de cada 10 estudiantes diciendo depende de mí, si hago el esfuerzo, mis profesores me van ayudar a tener éxito; mientras que en el Japón más del 80 % se niega a aparcar los problemas y el 68 % rechaza renunciar cuando encuentra una dificultad".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación