Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Vinculan azúcar a problemas cardiacos fatales

No se trata solo del consumo de la sacarosa a granel, sino de la que se oculta en los alimentos procesados, la cual eleva sustancialmente el riesgo

El azúcar agregado a los alimentos procesados aporta un 25% de las calorías diarias en los adultos.

El azúcar agregado a los alimentos procesados aporta un 25% de las calorías diarias en los adultos.

El azúcar agregado a los alimentos procesados aporta un 25% de las calorías diarias en los adultos.

Demasiada azúcar puede ser mortal, al menos cuando se trata de problemas cardiacos fatales, reveló un gran estudio en Estados Unidos.

No se necesita ingerir mucha azúcar extra, oculta en muchos alimentos procesados, para elevar sustancialmente el riesgo, de acuerdo con los investigadores.

El riesgo es por el azúcar que se agrega a las bebidas gaseosas y alimentos procesados, no a la que se encuentra en forma natural en las frutas y algunos otros alimentos.

Desayunar un pan de canela, tomar un refresco azucarado extragrande y una bola de helado después de cenar, nos pone en la categoría de riesgo. Esto significa que las probabilidades de morir prematuramente de problemas cardiacos son casi tres veces mayores que para las personas que sólo comen alimentos con poca azúcar agregada.

Para alguien que normalmente ingiere 2 mil calorías al día, consumir sólo dos latas de soda incrementa sustancialmente el riesgo. Para la mayoría de los adultos, las bebidas azucaradas son la principal fuente de azúcar.

Quanhe Yang, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y la principal autora del estudio, indicó que los resultados son aleccionadores.

Los científicos no están exactamente seguros de cómo el azúcar puede contribuir a los problemas cardiacos fatales, pero se ha demostrado que incrementa la presión sanguínea y los niveles no saludables de colesterol y triglicéridos; además, aumenta los signos de inflamación relacionada con enfermedad cardiaca, agregó.

Rachel Johnson, jefa del comité de nutrición de la Asociación Estadounidense del Corazón y profesora de nutrición en la Universidad de Vermont, Yang y colegas analizaron las encuestas nacionales de salud entre 1988 y 2010 que incluyeron preguntas sobre la dieta de las personas. Los autores usaron los datos nacionales de salud para calcular el riesgo de morir durante un seguimiento de 15 años.

En general, más de 30 mil adultos de 44 años en promedio participaron en el estudio en Estados Unidos.

Otros estudios han vinculado el riesgo de las dietas altas en azúcar con mayores riesgos cardiacos no fatales, y con la obesidad, que también puede derivar en padecimientos del corazón. Pero en el nuevo reporte la obesidad no explica la relación entre las dietas azucaradas y la muerte. Ese vínculo fue relacionado incluso en personas con peso normal que comían mucha azúcar agregada.

La investigación

Los autores del estudio dividieron a los participantes en cinco categorías en función de la ingesta de azúcar, desde menos de 10 % de las calorías diarias "la cantidad más segura" hasta más de 25 %.

La mayoría de los adultos excede el nivel más seguro, y para uno de cada 10 adultos, el azúcar añadida representa al menos 25 % de las calorías diarias que consumen, dijeron los investigadores.

Los investigadores tuvieron los datos de mortalidad de casi 12 mil adultos, incluyendo 831 que murieron de males cardiacos durante el seguimiento de 15 años. Tomaron en cuenta otros factores que se sabe contribuyen a desarrollar problemas cardiacos, como fumar, el sedentarismo y sobrepeso, y aun así detectaron riesgos por el azúcar.

Conforme se incrementaba la ingesta de azúcar, aumentaba el riesgo.

Los adultos en los que al menos 25 % de sus calorías provenían del azúcar añadida eran casi tres veces más propensos a morir de males cardiacos que quienes consumían el nivel más bajo (menos de 10 % de las calorías).

Para quienes el azúcar añadida representaba más de 15 % de sus calorías ingeridas, o el equivalente a dos latas de soda azucarada, el riesgo era casi 20 % mayor que para el nivel más seguro.

El estudio se publicó esta semana en la revista de medicina JAMA. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación