Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Videojuegos, una alternativa moderna para bajar de peso

Los videojuegos permiten que las familias se ejerciten desde el hogar, Lo único que se requiere es imaginación y disposición para elevar el ritmo cardiaco. El fenómeno del exergaming está ganando más aliados

Videojuegos, una alternativa moderna para bajar de peso

Videojuegos, una alternativa moderna para bajar de peso

Videojuegos, una alternativa moderna para bajar de peso

El exergaming es el fenómeno en el que más personas tienden a divertirse y a ejercitarse a través de videojuegos. Incluye las últimas versiones de consolas en las que una o varias personas pueden agitar positivamente su corazón y reír mientras están conectados a sensores en manos y pies.

La tecnología actual permite que un jugador practique fútbol, basquetbol y hasta un campeonato de baile en la comodidad de su hogar. Lo único que se requiere es imaginación y disposición para elevar el ritmo cardiaco.

Si sus hijos tienden a ganar peso y a aburrirse en casa, es momento de analizar los hábitos alimenticios y la actividad física que realizan para buscar un balance entre la ingesta y el gasto calórico. Este equilibrio es primordial para alcanzar un estilo de vida activo y saludable.

La nueva modalidad de videojuegos, conocidos como exergames, se convirtieron en aliados de la generación actual de jóvenes y adultos. Las aventuras que presentan estos dispositivos ofrecen un reto constante y al practicarlos 30 minutos diarios, cinco veces a la semana, facilitan un estilo de vida saludable.

Según la doctora general y nutricionista ecuatoriana Mae Moreno "la falta de tiempo, el cansancio, la violencia e inseguridad nos encierran y nos llevan a aumentar el sedentarismo. Pero las nuevas tecnologías nos permiten ejercitarnos de maneras muy diversas y divertidas".

Y la revista estadounidense Pediatrics publica un revelador estudio realizado por varias universidades Europeas que pusieron a prueba los videojuegos frente a la salud de los niños entre nueve años y adolescentes de 15 años.

El encargado del estudio, Louise Naylor, explica que "el esfuerzo que realizaron durante los videojuegos en los que deben ejercitarse con manos y pies resultó equivalente al nivel de energía que gastaron en una prueba de esfuerzo en una banda para correr".

"Estos resultados también apoyan la idea creciente de que la actividad física de alta intensidad es beneficiosa para la salud de los niños, y que no hay que preocuparse tanto por la forma mientras que los menores tiendan a ejercitar sus músculos", explica Naylor.

Moreno destaca que "la actividad física es también una excelente medicina -no farmacológica- que ayuda a disminuir patologías que están en aumento y previene el sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo 2".

Por otra parte, los especialistas en psicología señalan que la práctica de algunos videojuegos permite compartir a los miembros de una familia, lo que refuerza los lazos afectivos.

El sedentarismo es peligroso

Si su hijo es de los que dedica largas jornadas a jugar con una de estas consolas, úselas a su favor, así sus hijos se moverán más y se sentarán menos.

Una de las opciones es apostar por videojuegos en los que se acompaña la imagen con controles que exigen que los menores muevan manos y pies para ganar el reto. Aproveche esta oportunidad y diviértase usted también junto a sus hijos, así todos alcanzarán un mejor balance energético.

El sedentarismo genera secuelas en el organismo de quienes optan por moverse menos y sentarse más. Es un proceso que avanza lentamente y cuyas consecuencias refuerzan otras enfermedades como la obesidad, la diabetes y la hipertensión. Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirman que las tasas de obesidad se duplicaron en todas las regiones del mundo entre 1980 y el 2008.

La actividad física no tiene edad, ni límites. Los niños –entre cinco y 10 años- deben ejercitarse al menos 60 minutos al día; los adolescentes –igual que los adultos- deben realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física, unas cinco veces a la semana.

Al igual que otras prácticas, incorporar la actividad física en el día a día es un proceso que debe hacerse poco a poco, de manera que su cuerpo se adapte a las nuevas exigencias. Lo recomendado es iniciar este hábito, con actividades físicas que sean del agrado de todos los miembros de la familia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación