Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Varias dietas para adelgazar mejoran la función renal

Las dietas recomendadas para contrarrestar esta afección son las bajas en carbohidratos y la mediterránea. foto EDH

Las dietas recomendadas para contrarrestar esta afección son las bajas en carbohidratos y la mediterránea. foto EDH

Las dietas recomendadas para contrarrestar esta afección son las bajas en carbohidratos y la mediterránea. foto EDH

Las dietas reducidas en carbohidratos, grasas y el régimen alimentario mediterráneo serían igualmente beneficiosos para las personas con sobrepeso y enfermedad renal leve o moderada.

Incluso la dieta con bajo contenido de carbohidratos, que es más rica en proteínas, "es aparentemente tan efectiva como las dietas mediterránea o reducidas en grasa para mejorar la funciónrenal, lo que ocurriría con las tres dietas por la disminución de la presión y el aumento de la sensibilidad a la insulina que ocurre al adelgazar", explicó la doctora Iris Shai por email.

El equipo de Shai, de la Universidad Ben Gurion del Negev, Beer-Sheva, hizo que 99 personas con enfermedad renal crónica moderada (ERC estadio III) y 219 con ERC estadio I-II (normal oleve) realizaran al azar una dieta reducida en grasa, de estilo mediterráneo o con bajo contenido de carbohidratos.

En la revista "Diabetes Care", el equipo publica que a los dos años, la tasa de adherencia era del 85 por ciento y que la filtración glomerular estimada (eGFR, por su nombre en inglés) había mejorado significativamente, y de manera similar, en cada grupo: 5,3 por ciento con la dieta reducida en carbohidratos, 5,2 por ciento con la dieta mediterránea y cuatro por ciento con la dieta reducida en grasas.

El aumento generalizado fue del 6,7 por ciento en los participantes con diabetes tipo 2 y del cuatro por ciento en los participantes sin diabetes. Los beneficios también alcanzaron a los participantes con la función renal basal más alta y más baja. El cociente microalbúmina/creatinina en orina también mejoró por igual con las tres dietas.

En un modelo de variables múltiples, tras considerar distintos factores (edad, sexo y dieta), sólo la reducción de la insulina en ayunas y la presión sistólica se mantuvieron independientemente asociadas con una mayor eGFR.

Por lo tanto, los autores concluyen que "las intervenciones alimentarias para adelgazar mejoran progresivamente la eGFR y la microalbuminuria independientemente del enfoque nutricional utilizado".

Para Shai, los resultados permitirán ampliar las opciones alimentarias para mayor comodidad de los pacientes. Pero aclaró que las dietas estudiadas no se probaron en pacientes con enfermedad renal crónica grave, por lo que los resultados no serían aplicables a ese grupo.

Sin embargo, en los pacientes con sobrepeso, con o sin diabetes tipo 2, y con enfermedad renal leve a moderada, "las intervenciones alimentarias para adelgazar mejorarían progresivamente la función renal", finalizó Shai. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación