Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tres heridos deja el segundo encierro

No hubo corneados, pero un británico quedó hospitalizado con una contusión torácica

Tres personas fueron heridas, una de ellas de gravedad, cuando miles corrieron junto a seis toros de lidia en la segunda corrida de los toros en la famosa fiesta de San Fermín en Pamplona.

Aunque nadie fue corneado ayer, el gobierno regional de Navarra informó que un inglés de 23 años estaba en condiciones graves con heridas en el pecho y fracturas de costillas sufridas durante la carrera por callejuelas en esta ciudad norteña.

El gobierno también anunció que un japonés y un español fueron tratados por heridas leves en un hospital.

Un total de 26 personas tuvieron que ser atendidas por los servicios de emergencia y de Cruz Roja tras el encierro de ayer, informaron las organizaciones.

Al margen del segundo encierro, Cruz Roja atendió desde el lunes a 44 personas en la vía pública, 36 de las cuales necesitaron ser trasladadas a centros hospitalarios.

La asociación DYA realizó 35 atenciones, la mayoría debidas a intoxicaciones etílicas.

El encierro duró dos minutos y medio, igual que el del lunes, en el que una persona fue corneada.

La gran velocidad de los toros provocó que las reses arrollaran a varios corredores a lo largo del recorrido, aunque el encierro fue limpio.

La manada salió por la mañana de los corrales de Santo Domingo, en la que fue la decimoquinta visita de esta ganadería a los encierros de Pamplona, y lo hizo de manera compacta, pero ya con los toros situados a la cabeza.

Agrupados, recorrieron a gran velocidad la cuesta de Santo Domingo, donde los huecos permitieron a los mozos lucirse en sus carreras.

En la plaza del ayuntamiento y la calle de Mercaderes la manada la encabezaron cinco toros que, no se fijaron en los mozos, y siguieron su camino.

En la curva de la Estafeta un toro resbaló y cayó, y con él chocaron otros dos morlacos, lo que hizo que el grupo se separa y uno de ellos quedara unos metros más atrás.

Algunos de los corredores fueron arrollados y volteados por los de Dolores Aguirre, dada la gran velocidad con la que hicieron toda la carrera.

Ya en la curva de Telefónica, la manada se estiró y sucedieron nuevas caídas hasta que los toros hicieron la entrada en el callejón de la plaza de manera escalonada, aunque se dirigieron a los chiqueros sin que los pastores tuvieran que intervenir.

La ganadería de Dolores Aguirre, con divisa amarilla y azul, fue el año pasado la ganadora del premio Feria del Toro por el comportamiento de los astados que se lidiaron en el festejo del 8 de julio. —Agencias

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación