Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La tiroides controla más que el peso corporal

La disfunción de la glándula puede afectar el sistema cardiovascular y la circulación periférica

La tiroides controla más que el peso corporal

La tiroides controla más que el peso corporal

La tiroides controla más que el peso corporal

Cuando se escucha hablar sobre problemas de tiroides generalmente se asocia con la complicación del peso, (aumento o disminución), sin embargo existe una serie de sintomatologías que podrían indicar alguna complicación con el funcionamiento de la glándula.

"La tiroides es importante porque tiene un gran impacto en la salud de todo el organismo y regula el metabolismo a través de la producción de las hormonas T3 y T4", explicó José Napoleón Alvarado, presidente de la Asociación de Endocrinología de El Salvador.

Sin embargo, añadió el especialista, que pese a su importancia, de los 300 millones de personas que tienen problemas con la tiroides en todo el mundo, se calcula que más de la mitad de ellos desconoce que la padecen.

"El inadecuado funcionamiento de la tiroides se puede ver reflejado en cualquier parte del cuerpo, sin embargo no todas las irregularidades que sufra la glándula están asociados a problemas graves", señaló Alvarado.

Ante algún desbalance de la glándula, el organismo puede manifestar otros tipos de sintomatologías que no están relacionadas con el peso como cabello seco, ralo, caída del cabello anormal, caída de las cejas, mala digestión, estreñimiento, debilidad, fatiga, somnolencia, cansancio, confusión mental (cuesta concentrarse o se olvidan las cosas), trastornos visuales.

Las enfermedades más 'comunes' relacionadas con la tiroides son el hipertiroidismo, hipotiroidismo y bocio, que por su naturaleza progresiva pueden llagar a tener graves consecuencias de salud, dañando el sistema cardiovascular y la circulación periférica. Pero existen otras que pueden solucionarse con un adecuado tratamiento.

"Generalmente las personas no consultan al endocrinólogo por problemas de la piel o de fertilidad, y sin embargo muchas de esas y otras problemáticas tienen que ver con al tiroides", aseguró el médico.

Padecimientos como la hiperhidrosis (sudoración excesiva), trastornos menstruales, problemas de fertilidad, dolores musculares y trastornos del sueño también son consecuencia del mal funcionamiento de la glándula.

De hecho, Alvarado aseguró que muchos de los estados psicológicos y psiquiátricos están relacionados con la tiroides, tales como la depresión, ansiedad y nerviosismo.

Según un informe proporcionado por el médico salvadoreño, la mujer tiene un mayor riesgo de presentar un problema de tiroides en la pubertad, durante el embarazo, inmediatamente después de dar a luz, durante la menopausia o cuando está deprimida.

La patología tiroidea es hasta ocho veces más común en las mujeres que en los hombres.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación