Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tin Marín celebró 14 años de vida

Este fin de semana, los payasos hicieron reír a grandes y chicos con sus ocurrencias.. fotos EDH /Mauricio Cáceres

Este fin de semana, los payasos hicieron reír a grandes y chicos con sus ocurrencias.. fotos EDH /Mauricio Cáceres

Este fin de semana, los payasos hicieron reír a grandes y chicos con sus ocurrencias.. fotos EDH /Mauricio Cáceres

En 1999 abrieron sus puertas con 10 salas. Catorce años después, el Museo Tin Marín cuenta con 29 exhibiciones educativas. En su décimo cuarto aniversario de existencia ha logrado estampar sonrisas y conocimiento en alrededor de dos millones de niños en El Salvador.

El museo de los niños celebró a lo grande durante el fin de semana. Fueron dos días (sábado y domingo) en los que hubo pastel, talleres, liberación de mariposas, decoraciones y mucha diversión.

El objetivo del museo durante estos años ha sido el mismo: brindarle a los niños un espacio para que jueguen aprendiendo.

Todas las exhibiciones como El volcán (de las primeras que nacieron con el museo) y La Casa Panda (antes La Casa de la Gravedad y recién renovada) han sido de los atractivos que los niños no pueden pasar por alto en el Tin Marín.

"No hay niño que no vaya a La Casa Panda", aseguró a El Diario de Hoy Karla Mejía del área de comunicaciones y mercadeo del Museo Tin Marín.

La celebración de los catorce años contó con niños chefs, bailadores, cantantes y "rancherito", según Mejía.

Los payasos no pudieron faltar y estos hicieron reír con sus ocurrencias a los niños y sus padres.

Dándole vida a la frase "prohibido no tocar", decenas de niños iban a El Reino de los Dientes, El Súper, Burbujulandia, El Mercado, a la Sala de Lecturas o a la llamativa (y verdadera) cabina de avión que posee el Tin Marín.

"Es difícil, pero nos esforzamos para mantener este espacio. El apoyo de las empresas es fundamental para que esto siga cautivando a los niños", recalca Mejía.

Las puertas del Museo Tin Marín están abiertas de martes a domingo de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.

La entrada al museo cuesta $2.50 por persona. Uno de los atractivos del Tin Marín es El Planetario. La entrada a este mágico lugar tiene un costo adicional de $1.00.

El museo de los niños continuará con su misión de entregar sonrisas, conocimiento y cultura a los niños que habitan El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación