Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tecnología le apunta al mercado infantil

Google y YouTube contemplan abrir servicios para menores de 13 años

Tecnología le apunta al mercado infantil

Tecnología le apunta al mercado infantil

Tecnología le apunta al mercado infantil

Las grandes empresas tecnológicas y de servicios están trabajando en nuevos productos dirigidos a un sector en el que, hasta el momento, pocos se han atrevido a incursionar: el infantil.

Sin embargo, al tratarse de un público tan vulnerable en el entorno de Internet, los esfuerzos para salvaguardar su integridad se ven fortalecidos con medidas de seguridad y directrices elaboradas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Cuentas de correo y vídeo

Para el caso, Google está considerando permitir la creación de cuentas en Internet para niños menores de 13 años, que entregan a los padres el control sobre la forma en que se usa el servicio, según varias informaciones de medios.

De la misma manera, la empresa ha estado trabajando en una versión para niños de YouTube, su sitio de videos, al tiempo que está considerando otras cuentas para pequeños, como su sistema de correo Gmail, informó Financial Times, citando a una persona familiarizada con el asunto.

Las firmas de Internet como Google y Facebook no ofrecen sus servicios a niños de menos de 13 años, pero es difícil identificar a usuarios que se dan de alta con información falsa.

Una ley sobre privacidad online para niños en Estados Unidos impone estrictos controles para recopilar y usar información sobre niños de menos de 13 años.

La iniciativa de Google está en parte motivada por el hecho de que algunos padres están ya intentando crear cuentas para sus hijos y la compañía quiere facilitar el proceso y cumplir la ley, informó el Wall Street Journal, citando a una persona familiarizada con el asunto.

Sin embargo, el portavoz de Google, Peter Barron, no quiso hacer comentarios, afirmando que eran "rumores y especulaciones".

También fotografías

Por su parte, una aplicación noruega de intercambio de fotos diseñada para niños llamada Kuddle y que se autodefine como un rival de Instagram, podría tener un millón de usuarios a final de año y planea un agresivo desembarco en el mercado estadounidense, según su fundadora y presidenta, Kathryn Baker.

Kuddle, que consiguió dos millones de dólares de financiamiento recientemente y está en proceso de recaudar otros 8 millones, asegura que está contratando a personal en Silicon Valley y ha traducido la aplicación a nueve idiomas hasta ahora.

La aplicación, que fue lanzada este mes, permite a los padres supervisar lo que publican sus hijos y mantiene restringido el acceso al contenido, impidiendo que los extraños vean y compartan las fotografías. Además no hay etiquetas o comentarios para impedir el acoso online y los "me gusta" son anónimos.

De momento, la mayoría de los usuarios de la aplicación son de Noruega y Estados Unidos, pero la firma ha registrado también un considerable crecimiento en países como India y Arabia Saudita, lo que ha llevado a los desarrolladores a acelerar los trabajos en las versiones en otros idiomas.

"Estamos muy contentos con el crecimiento hasta ahora. Tenemos un crecimiento medio diario de entre el 10 y el 15 %", dijo Baker, a Reuters.

Kuddle es gratis y la firma espera generar ingresos desde la tienda dentro de la aplicación, vendiendo dispositivos móviles seguros de algunas de las marcas líderes mundiales, junto con paquetes de datos para niños de los operadores de telefonía.

"Estamos en negociaciones con dos importantes productores internacionales de dispositivos y hablando con varios operadores europeos importantes para una suscripción móvil segura para Kuddle, donde los padres tengan más control sobre el uso de datos de los niños", dijo el consejero delegado Ole Vidar Hestaas.

Compromiso: proteger a la niñez

La Asociación de Operadoras de Telefonía móvil GSMA anunció la semana pasada en Panamá que colaborará con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en la protección "en línea" de la niñez en América Latina y el Caribe con directrices para el sector que garanticen los derechos de la infancia.

El compromiso de GSMA es impulsar las nuevas Directrices para la Industria de Protección de la Infancia en Línea para la industria móvil en la región y trabajar en estrecha colaboración con Unicef para determinar las formas en que los operadores móviles pueden promover los derechos de la infancia y una ciudadanía digital responsable.

Las directrices fueron desarrolladas por Unicef, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la GSMA y otras organizaciones para abordar los avances en el uso de la tecnología.

Para su elaboración fueron consultados miembros de la sociedad civil, empresas, académicos, gobiernos, organizaciones internacionales y jóvenes, explicó la GSMA.

Tales normas establecen las bases para un uso más seguro de los servicios basados en Internet por parte de las niñas y niños de América Latina, "tanto en el presente como en el futuro".

Además fueron diseñadas para ser de utilidad para una amplia gama de empresas que desarrollan, proporcionan o usan redes y tecnologías de Internet para ofrecer sus productos y servicios.

Entre estas nuevas directrices se encuentran la de integrar y considerar los derechos de niñas y niños en todas las políticas corporativas y los procesos de gestión relevantes; y desarrollar procesos operativos estandarizados para manejar material de abuso sexual infantil.

También pretenden crear un entorno en línea más seguro y apropiado acorde a la edad de los niños; educar a niños, padres y docentes acerca de la seguridad infantil en línea; y promover la tecnología digital como una manera de aumentar la participación cívica.

La GSMA promoverá la aplicación de estas directrices mediante una serie de talleres y seminarios en línea que brinden apoyo práctico para su ejecución en cada país de la región.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación