Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Suministran suero experimental a pacientes de ébola

Liberia recibió el fármaco la semana pasada. Nunca antes había sido probado con humanos, únicamente en animales en ensayos preclínicos. Los pacientes lo toman bajo su propio riesgo

Un trabajador de salud en Liberia, África. El ébola se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas infectadas.

Un trabajador de salud en Liberia, África. El ébola se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas infectadas.

Un trabajador de salud en Liberia, África. El ébola se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas infectadas.

Liberia ha empezado a suministrar a algunos enfermos de ébola las dosis del suero experimental fabricado en Estados Unidos que llegó la pasada semana al país, informaron ayer fuentes del Ministerio de Sanidad.

Entre estos pacientes se encuentran varios médicos liberianos infectados por el virus, precisó el viceministro de Sanidad para Servicios de Prevención, Tolbert Nyenswa, en declaraciones a la emisora de radio de la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL).

Liberia recibió el fármaco, denominado ZMapp, después de que la presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, lo solicitara a las autoridades estadounidenses el pasado 8 de agosto dentro de sus esfuerzos para combatir la epidemia, que ya ha causado la muerte de 413 personas en el país.

Nyenswa explicó que el Gobierno liberiano recibió el medicamento la pasada semana en "pequeñas cantidades", aunque no especificó el número de pacientes que van a ser tratados con este suero.

No obstante, insistió en que todos los pacientes que lo están recibiendo han firmado un documento de consentimiento en el que asumen que lo reciben bajo su riesgo y que el fabricante no se hace responsable, puesto que el fármaco nunca antes había sido probado con humanos, únicamente en animales en ensayos preclínicos.

ZMapp fue suministrado por primera vez a dos ciudadanos estadounidenses contagiados en Liberia, el médico Kent Brantly y la misionera Nancy Writebol, quienes, desde entonces, han presentado una mejoría en su estado de salud.

Sin embargo, Miguel Pajares, el religioso español repatriado tras ser infectado por el virus en Liberia, falleció en Madrid solo tres días después de empezar a recibir el mismo suero experimental.

Pese a la llegada a Liberia de este fármaco para luchar contra el virus, Nyenswa insistió en que la mejor manera de contener el brote es con la aplicación de las medidas de prevención.

Por su parte, Nigeria, que acumula cuatro muertes por ébola, anunció que uno de los médicos que trató al estadounidense fallecido a finales de julio por el virus en Lagos, se ha recuperado "totalmente" del virus y ya ha sido dado de alta

Las autoridades sanitarias siguen bien de cerca la situación de Nigeria para evitar que el virus se extienda en este país, el más poblado de África, lo que empeoraría la gravedad de la epidemia.

En el último recuento divulgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Liberia superó en cuanto a la gravedad de la situación a Guinea Conakry, donde surgió este brote.

En total, en los últimos cuatro meses 2.127 personas han sido infectadas por el virus en África Occidental, de las cuales 1.145 han muerto.

El ébola -que se transite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento.

Esta es la primera vez que se identifica y se confirma una epidemia de ébola en África Occidental, pues hasta ahora siempre se habían producido en África Central.

En América

Por su parte, América no debe bajar la guardia ante la amenaza del ébola, que ha causado más de un millar de muertos en África y puede sobrepasar la capacidad de los servicios de salud frágiles, advirtió en El Salvador el experto de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Miguel Aragón.

La OPS está apoyando a los países americanos en los preparativos ante la eventual llegada del ébola al continente, dijo Aragón, asesor de Vigilancia Sanitaria de ese organismo en El Salvador.

"No se puede bajar la guardia en ningún momento, dado que la experiencia que están viviendo aquellos países africanos es bien dramática, difícil", apuntó. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación