Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sugerencias para que los menores no sean víctimas en Internet

ESET Latinoamérica brinda a los padres 10 recomendaciones para proteger a los niños y adolescentes de los riesgos de la web

Los padres de familia deben acompañar las primeras experiencias de uso de Internet. foto edh

Los padres de familia deben acompañar las primeras experiencias de uso de Internet. foto edh

Los padres de familia deben acompañar las primeras experiencias de uso de Internet. foto edh

La sociedad actual está conectada, y por ello permite el acceso a cualquier tipo de información con un solo clic. Y los menores de edad usan habitualmente Internet para comunicarse con sus amigos, pasar ratos de ocio o como herramienta de aprendizaje. Sin embargo, siempre hay un lado oscuro en Red, y es necesario que los padres aprendan a reconocer y a actuar cuando los menores se topen con él.

ESET Latinoamérica enumera diez consejos que deberían ser puestos en conocimiento de los menores para enfrentar los riesgos en Internet:

1. Establecer un vínculo de confianza entre los padres y los niños, construyendo un canal de comunicación de forma que se puedan conocer los hábitos y preferencias al utilizar Internet.

2. Dejar claro cuáles son los sitios permitidos. Cuando se deja solo al menor, este actúa por su cuenta en las redes sociales, o cree conveniente utilizar plataformas que los adultos no conocen, para sentirse "en control".

3. Mantener los datos en privado. En el smartphone toda la información almacenada: fotos, videos, mensajes podría volverse pública en Internet. Es muy importante hacer hincapié en la importancia de mantener los datos en privado, para no perder el control sobre los mismos.

4. Crear la conciencia de no responder mensajes o llamadas de origen desconocido. Si se considera importante debe ser comentado con una persona mayor.

5. No molestar o insultar a otros utilizando algún dispositivo. Ya lo dice el conocido refrán: No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti.

6. Supervisar el uso de GPS. Esta herramienta es muy útil para ubicarse, pero se debe utilizar con precaución ya que mantenerlo siempre encendido permitiría que a través de las redes sociales puedan saber la ubicación del menor.

7. Control parental. Es importante acompañar el uso de la tecnología con herramientas de control parental, que resultan de gran ayuda para mantener la seguridad de los niños. Asimismo, el sistema operativo y las aplicaciones del dispositivo móvil deben mantenerse actualizadas.

8. Cuidado con las aplicaciones. Además del uso de sistemas para la protección de los datos, no se deben descargar aplicaciones de sitios no oficiales y antes de instalar cualquier aplicación es necesario tener en cuenta que permisos son solicitados.

9. Cuando se realice una compra utilizando el dispositivo móvil o al realizar la descarga de alguna aplicación debe acompañarse de un adulto para estar seguro de cómo funciona el proceso.

10. Tomar precaución al conectarse a redes WiFi o Bluetooth es una muy buena práctica para evitar ataques a la información contenida en el dispositivo. Asimismo, cualquier conexión por estos medios debe estar protegida con contraseña.

"En las cientos de charlas que llevamos realizadas en colegios e institutos como parte de la responsabilidad social de ESET, hemos visto que menores de todas las edades usaban, en su gran mayoría, algún tipo de red social, incluso en edades tan tempranas como los siete años. Puede parecer un despropósito que alguien tenga acceso a redes sociales a esas edades, pero se debe analizar cada caso por separado, especialmente si hay un adulto preparado que vigila con quién interactúa el menor y le guía y aconseja mientras navega por Internet", explicó Pablo Ramos, Especialista en Seguridad Informática de ESET Latinoamérica. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación