Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sonido experimental se impuso en la 56° gala de los Grammy

Macklemore & Ryan Lewis hicieron suya la noche de ayer en el Staples Center. Lorde, también conquistó el gramófono dorado y Daft Punk se consolidó como uno de los favoritos del público

Sonido experimental se impuso en la 56° gala de los Grammy

Sonido experimental se impuso en la 56° gala de los Grammy

Sonido experimental se impuso en la 56° gala de los Grammy

Espectacular. La 56° gala de los premios Grammy de la Academia de Grabación de los Estados Unidos no pudo iniciar mejor. La diva del R&B, Beyonce, dejó boquiabiertos a todos. A dúo con su esposo Jay Z, interpretó "Drunk in Love", el segundo sencillo que se desprende de su nuevo disco homónimo, que desde ya se perfila como uno de los mejores de 2014.

Aunque casi quedan fuera de las nominaciones de rap, Macklemore & Ryan Lewis se impusieron con tres gramófonos en dicho género.

Y por si fuera poco, se convirtieron en los primeros en subir al escenario como ganadores de la categoría Artista Nuevo. Su cuarto premio.

Luego, desde Nueva Zelanda, aterrizó en el Staples Center de Los Ángeles, Lorde, esa revelación juvenil que deleitó a las audiencias con su éxito minimalista Royals.

Vale decir que la canción la escribió a los 15 años, en solo 30 minutos.

Le siguió Hunter Hayes, con su balada country "Invisible", el primer sencillo del álbum que espera lanzar en 2014.

La gala continuó con el Grammy a Mejor Dúo o Grupo Pop, entregado por Juanes y Anne Faris. Fue Daft Punk quien recogió la presea por su tema "Get Lucky".

El show continúo con otras de las grandes consentidas. Katy Perry interpretó "Roar" junto a Juicy y, luego, Chicago y Robin Thicke se divirtieron con un performance de grandes clásicos que concluyó con el hit "Blurred Line".

Paul McCartney recogió junto a Dave Grohl y Krist Novoselic & Pat Smear el premio a Mejor Canción Rock por "Cut Me Some Slack", después de la actuación artística de John Legend.

A ellos, les siguió una romántica Taylor Swift cantando "All Too Well" en piano, sencillo extraído de su cuarto álbum que las malas lenguas aseguran dedica al actor Jake Gyllenhaal.

El espectáculo prosiguió con Pink, nuevamente en el aire, interpretando "Try" y luego junto a Nate Ruess, de la banda Fun, el tema "Just Give Me a Reason".

El siguiente Grammy fue para Lorde. La neozelandesa ganó en la categoría Mejor Solista Pop, con "Royals".

La legendaria banda Black Sabbath presentó la actuación del ex Beatle Ringo Starr, quien cantó "Photograph".

A continuación, Jay Z subió al escenario para recoger el premio a Mejor Colaboración Rap, por el tema Holy Grail junto a Justin Timberlake.

La descarga de talento musical llegó a su culmen adrenalínico con la colaboración de Kendrick Lamar e Imagine Dragons, que deleitaron al público con "Radioactive" y "M.A.A.D. City".

Para neutralizar las emociones, el show prosiguió con la talentosa Kacey Musgraves y su propuesta country "Follow Your Arrow".

Luego llegó el turno de otro exBeatle. Paul McCartney entró a escena, acompañado en la batería por Ringo Starr. Por su puesto, el público los ovacionó de pie.

Para presentar la categoría a Mejor Álbum de Pop Vocal se unieron Gloria Stefan y Marc Anthony. El triunfador fue Bruno Mars por su trabajo en 'Unorthodox Jukebox'.

El Grammy para el Mejor Álbum Country fue para Kacey Musgraves, después de un tributo a leyendas del género.

Solo en la gala de la Academia de la grabación pueden fusionarse DaftPunk, Pharrell Williams, StevieWonder y Nile Rodgers. "We're up all night to get lucky" sonó increíble y Steven Tyler lo disfrutó a lo grande.

La Mejor Canción del Año, por su puesto, fue "Royals", de Lorde. Y Metallica volvió a cantar en vivo en los Grammy con One.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación