Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Segunda "Cicleada rosa" fue un éxito

La actividad que se unió a la lucha contra el cáncer de mama contó con la participación de unas 1,200 personas

El pelotón de ciclistas durante su paso por el monumento al Divino Salvador del Mundo. Fotos EDH / douglas urquilla

El pelotón de ciclistas durante su paso por el monumento al Divino Salvador del Mundo. Fotos EDH / douglas urquilla

El pelotón de ciclistas durante su paso por el monumento al Divino Salvador del Mundo. Fotos EDH / douglas urquilla

Con más de 1,200 participantes se desarrolló el jueves por la noche la segunda "Cicleada rosa contra el cáncer de mama", la cual tuvo dos puntos de salida: el parque Cuscatlán y el parque de la colonia Satélite. Desde allí los ciclistas, entre niños, jóvenes y personas mayores, partieron a las 8:00 de la noche con rumbo al monumento del Divino Salvador del Mundo, lugar de la primera parada.

Al llegar se realizó un pequeño acto en el que participaron el presidente del Centro Internacional del Cáncer y del Hospital de Diagnóstico, el doctor Rodrigo Brito; el doctor Eduardo Lovo, director médico del Centro Internacional del Cáncer; la señora Gloria Margarita Calderón de Oñate, alcaldesa de San Salvador, y el señor Iván Carranza, de Ciclistas urbanos.

"Estamos felices de aportar nuevamente a la lucha contra el cáncer de seno en este maravilloso evento, y de aliarnos con el primer grupo masivo de ciclistas urbanos en la región, para demostrar que en El Salvador estamos decididos a luchar contra este cáncer a través del fomento sobre la importancia de un diagnóstico temprano", expresó el doctor Brito.

De acuerdo con el profesional, el objetivo principal de la iniciativa fue hacer conciencia en la población sobre la importancia de un diagnóstico temprano, ya que esto puede salvarles la vida.

Por su parte, Carranza, fundador del movimiento de Ciclistas Urbanos, dijo: "Estamos impulsando en las nuevas generaciones una cultura de prevención del cáncer. Ejercitar nuestro cuerpo y nuestra mente es la única manera de hacer que en nuestro país las cifras de la enfermedad disminuyan".

Durante el acto los asistentes dedicaron un minuto de silencio y posteriormente una oración por las personas que han fallecido por cáncer de mama, por quienes lo están padeciendo y también por aquellos que ya tienen la enfermedad pero aún no lo han descubierto por falta de prevención.

La cicleada contó con la presencia de sobrevivientes de cáncer de mama, quienes emocionados expresaron que estas actividades son para ellos una motivación a seguir en la lucha contra ese mal.

Por otro lado, para simbolizar la unión de todo el país en apoyo a la causa y como una manera de dar vistosidad el monumento del Divino Salvador del Mundo se iluminó de color rosa. De esta forma se demostró que todos los salvadoreños y las diferentes instituciones están unidos en la lucha contra este mal que afecta a la población.

Más apoyo

En apoyo a la "Cicleada rosa" se sumaron la Clínica Brito Mejía Peña y la Alcaldía de San Salvador.

Acto seguido, los ciclistas subieron por el Paseo General Escalón hasta el redondel Masferrer, donde se realizó la segunda parada. El recorrido continuó por la Avenida Jerusalén, pasando por la colonia San Benito y luego retornaron a los parques.

La logística del evento estuvo apoyada por la Alcaldía de San Salvador; la seguridad estuvo a cargo del Cuerpo de Agentes Metropolitanos y de la Policía de Turismo.

También se contó con una ambulancia completamente equipada que los acompañó todo el recorrido, se instalaron puntos de hidratación en lugares estratégicos, equipo mecánico para bicicletas y se dispuso de transporte auxiliar para quienes no pudieron completar el recorrido.

Aunque la participación en la Cicleada rosa fue gratuita, los participantes tuvieron la opción de adquirir una de las mil camisetas rosa que se diseñaron para esta segunda edición, y cuyo costo fue de $5.

La recaudación de esta venta estará destinada a pacientes de escasos recursos que padecen la enfermedad.

En cifras

En la región centroamericana, en promedio, cada año mueren alrededor de 1,266 mujeres a causa del cáncer de mama, según lo registran las estadísticas oficiales de los países y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En otros países, como Guatemala, 255 mujeres pierden cada año la batalla contra esta enfermedad, y en Costa Rica se registraron 288 muertes por esta causa el año pasado.

Entre tanto, en El Salvador el número alcanzó las 193 víctimas y en Honduras este tipo de cáncer acabó con la vida de 182 mujeres, según datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer , de la OMS. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación