Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

San Salvador puede ser una ciudad amigable con peatones

En las ciudades amigables, todos los medios de transporte están integrados

Una ciudad amigable es la que permite un desplazamiento por todos sus alrededores con todas las facilidades.

Una ciudad amigable es la que permite un desplazamiento por todos sus alrededores con todas las facilidades.

Una ciudad amigable es la que permite un desplazamiento por todos sus alrededores con todas las facilidades.

Desde hace algunos años, en muchas ciudades de Europa, pero ahora también en América Latina, se habla de las ciudades amigables con el peatón y el ciclista. De hecho, Copenhague, Tokio, Berlín y Amsterdam son reconocidas por haber puesto en marcha ese concepto.

De acuerdo con el doctor Paul Timms, del Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad de Leeds, Inglaterra, hay muchas definiciones de una ciudad amigable, "una simple dice que es aquella donde es fácil y seguro desplazarse por todos sus alrededores. Por ejemplo, una buena prueba es que no ofrece dificultades para la movilización de personas con discapacidades como ciegos o para quienes se mueven en sillas de ruedas. Pero también es aquella donde la tasa de accidentes en ciclistas y peatones es baja", explica.

Estas se caracterizan por tres elementos principales, uno es la infraestructura, que incluye rampas y una buena señalización, pero también se necesitan regulaciones de manera que la gente no abuse de los espacios y, finalmente, reforzar las leyes.

Según Timms, todas las ciudades, incluyendo San Salvador, pueden planearse bajo este concepto. Con respecto a zonas o áreas, el experto es de la idea de que esto debería ser aplicado en toda la ciudad. Pero en término prácticos, asegura, "es bueno hacer énfasis en el centro de la ciudad". Esto porque de acuerdo con la experiencia europea estas zonas también son buenas para el comercio.

"De hecho, hay muchas ciudades en Europa, donde el centro es una parte muy buena para los peatones porque cuenta con tiendas, restaurantes, bares, etc. Es decir que a partir de ello hay mejoras", asegura.

En ese planeamiento lo que se necesita, asegura Timms, es que cada calle tenga una finalidad. Por ejemplo, que haya vías específicas para carros, pero obviamente deben contar con buenas aceras para el tránsito de personas. Otras calles especiales para comercios o para peatones y para buses. "En algunas se puede incluso prohibir la circulaciónde carros", añade.

El punto es organizar con la finalidad de hacerla más amigable a los peatones.

La iniciativa

El ingeniero Erick García asegura que para que un proyecto de esta magnitud tome vida en El Salvador se necesita alguien que lo impulse y tome el liderazgo.

"Puede ser la parte gubernamental o la parte municipal, aunque lo ideal es que se haga de manera integrada. Si queremos hacer nuestras ciudades amigables, tanto a peatones como a ciclistas, se debe comenzar a trabajar pronto porque otros países centroamericanos nos llevan ventaja. Tal es el caso de Guatemala, que recién hizo un plan maestro para ciclistas", asevera.

En los últimos años se han dado muchas iniciativas, se registra un incremento de actividad de ciclismo y caminatas. Por ello, a juicio de García, como sociedad se puede promover y crear ese entusiasmo dentro de los sectores gubernamentales y municipales de manera que las autoridades se interesen en este tipo de proyectos.

"Que vean que es una necesidad de que la sociedad civil que se lleven a cabo proyectos que son amigables con el medio ambiente y que facilitan la movilidad día con día, pero que además pueden implicar ahorros en costos de transporte", puntualiza.

Además, García enfatiza en la importancia de tomar este resurgimiento a fin de dar facilidades a los usuarios de bicicletas para que así como lo hacen de manera recreacional lo puedan hacer como medio de transporte. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación