Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El salvadoreño que se codea con Picasso y Miró

Con la premisa: "Usted puede trabajar en cualquier parte del mundo", el ceramista Víctor Erazo ha logrado que su trabajo sea reconocido en diversas partes del planeta como España, Estados Unidos y el continente asiático

Erazo durante la elaboración de una pieza en un taller (China).

Erazo durante la elaboración de una pieza en un taller (China).

Erazo durante la elaboración de una pieza en un taller (China).

De pequeño y en el siglo XX, su hermana le creó un mundo dejándolo dibujar todo el tiempo que fuera necesario. Ahora y en el siglo XXI, Víctor Erazo lleva ese universo a lugares tan insospechados como China.

Nunca expuso en El Salvador —salvo cuando fue estudiante del Centro Nacional de Artes (Cenar)— y ahora este país centroamericano llega a galerías de renombre en el mundo gracias a él. No importan que estén en España, Estados Unidos o en alguna ciudad asiática.

La clave es sencilla: "He querido hacer una obra y sentirme feliz con ella", expuso el ceramista en una conversación con El Diario de Hoy.

Erazo se fue del país en 1973. Pero esto solo ocurrió cuando le hizo una pregunta a su maestro, Roberto Galicia (pintor y actual director del Museo de Arte de El Salvador, Marte):

"¿Con lo que sé puedo trabajar en cualquier sitio?" Y la respuesta se convirtió en una visa: "Usted puede trabajar en cualquier parte del mundo".

Galicia confirma este episodio y añade: "Es que Víctor es un artista fuera de serie".

El ceramista salvadoreño supo que había un solo lugar para formarse:

"El único continente que podía reafirmar mi educación era Europa. Quería ver con mis propias retinas un cuadro de Velásquez o de Frances Bacon".

Con educación y talento, Erazo supo que "un salvadoreño puede perfectamente exponer con Pablo Picasso, Joan Miró o Miquel Barceló sin sentir el complejo de decir 'sacaron a un indito de Centroamérica'".

Sin prisas y con estoicismo de sobra, el artista salvadoreño —que nació en San Salvador en 1953— confiesa que "su sensibilidad artística es una herencia, pero de eso no ha tomada ninguna ventaja".

El éxito de Erazo por el mundo lo resume de esta manera (aplica para otras profesiones, sin duda):

"El problema en El Salvador es que la gente empieza pintando por hobby y termina siendo profesional obligado por las circunstancias. Mi trabajo no lo hago por hobby, lo hago como trabajador del arte que se mueve profesionalmente".

El artista reside en España, pero muy bien se puede mover por Estados Unidos, regresar a Europa, luego pasar por Guatemala, México y regresar a El Salvador. Ese ánimo también puede replicarse con su apetito pictórico. Por ejemplo: si le dan ganas, se va a China donde tiene un estudio solo para él. Puede hacer lo mismo si le apetece pintar en España. O sencillamente puede hacer algunos movimientos y salta a Estados Unidos.

"No tengo límites", explica sin más.

El ceramista zen

En 2010, la Galería DAO se vinculó con el artista salvadoreño. Ahí mismo en Asia, Erazo tiene un taller —en Fuping, ciudad consagrada a la cerámica— con cien metros cuadrados para hacer lo que quiera. Además, tiene seis ayudantes y doscientos hornos que van desde el sencillo para hacer pruebas hasta otro en el que bien podría calcinar a unos doscientos pandilleros de una sola vez.

No ignora que las galerías ganan dinero y que "yo soy un producto comercial que ellos venden, pero también soy una persona que recibe favores y hay que agradecerlos". Y no esconde que "en algún momento puede surgir una situación económica difícil, pero la galería tiene el poder económico de sacarte de un problema, algo que no podrías hacer tú solo".

Cuando el artista Erazo habla, se descubre que ha alcanzado el nirvana artístico. Todo en él gira alrededor del arte y de ese mantra no se despega. Por eso se le ve muy sereno, tranquilo, comedido para hablar. Hay solaz en su discurso y esto también en su obra, en el manejo de los colores, en la creación de texturas.

"Me enamoro de mi trabajo, me enamoro de poder convivir. Nunca he sentido la necesidad de la agresividad o de hacer críticas. No me gusta cerrar puertas con nadie", dice el salvadoreño mientras hojea un catálogo europeo en el que aparece su obra. Parte de sus creaciones simulan objetos geométricos, pintados con esa libertad que solo le brota de su fuerza interior que no busca imponer ni demostrar nada, excepto solaz y armonía.

"El colorido de mi obra es exactamente El Salvador". No hay país en el mundo que por equis razón pueda presentar el múltiple colorido que nosotros tenemos. Como artista me prohíbo repetirme".

Sobre su relación con las galerías, el artista demuestra su disciplina zen:

"Yo soy fiel a mis contratos. Sin me piden exclusividad, la doy". Y suma: "Si alguien quiere algo de mí, sencillamente digo sí o no. Y yo espero que me traten de esta forma. No soporto que las personas no cumplan su palabra". Pero no se ciega: "hay galerías que son una tienda, venden productos y si se muere el artista, mejor porque les da igual".

Una anécdota: Al exponerse el trabajo de Erazo en una galería de Asia, la mitad de esta se vendió en cuatro horas. Ocho días después, en aquel espacio ya no había nada más que hacer, porque ya todo estaba vendido.

"Hay gente que me compra obra, pero no sabe quién soy, que no sabe que existo. Que un salvadoreño conquiste China con obra que radica en esencia en El Salvador es para sentirse orgulloso. Ellos nos venden miles de productos, nosotros aunque sea una pieza de cerámica se las hemos logrado vender [a los chinos]".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación