Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La salud evoluciona con la medicina 2.0

Los recursos de la Web están multiplicando la información para prevenir enfermedades

Para muchas personas la experiencia de visitar al médico durante la niñez era complicada. Ya en la adolescencia e incluso en la adultez siempre existió una justificación: "si me siento bien, ¿para qué voy a ir al doctor?". Pero la tecnología quiere cambiar eso y lograr un mayor nivel de concientización e información sobre las enfermedades, porque cuando todo es abordado a tiempo, los riesgos son menores, una norma básica en medicina.

En El Salvador en la medida que la tecnología, las redes sociales y las plataformas de comunicación experimentan una mayor adopción en las personas, médicos, clínicas y hospitales afianzan la idea de la prevención en salud 2.0 para tener una sociedad con individuos que no solo usen Facebook y Twitter para socializar sino que también para vivir mejor.

En este sentido foros sobre enfermedades crónicas, comunicación doctor-paciente por correo electrónico y videoconferencias por Skype son tres de los recursos que ya se están utilizando para darle un lavado de cara a los paradigmas tradicionales de la medicina salvadoreña.

La idea de la "telemediciona" dentro de la sociedad informática es sin duda un avance. No obstante, hay que subrayar que estos mecanismos no son de carácter sustitutivo, es decir, nunca van a reemplazar las consultas presenciales.

Fidel Campos, médico encargado del Centro de Cáncer Virtual del hospital de Diagnóstico, afirmó que la idea de tener un punto de atención en la Web es para compartir información sobre la enfermedad oncológica, la cual es la causa de hasta un 13 por ciento de las muertes en el país, según cifras de la Asociación Salvadoreña para la Prevención del Cáncer (Asaprecan)

"Lo que buscamos es hacer llegar un conocimiento respaldado por nuestro staff médico y contribuir a que se elimine la desinformación alrededor de una enfermedad que en muchos casos es silenciosa", precisó.

De este modo, se ha creado un microportal de consultas en linea, bautizado como "Segunda Opinión" que permite crear una bitácora por paciente para que pueda exponer su caso e inclusive cargar imágenes de radioterapia o cualquier otro tipo de material que apoye al médico que está detrás de la pantalla de una PC, tablet o smartphone.

Así, hay que añadir que el Centro de Cáncer Virtual usa todas las redes sociales para comunicarse con los pacientes: Facebook, con mayor incidencia en mujeres; Twitter donde hay un uso mayor de profesionales, y también YouTube, Flickr y Slideshare para compartir información. Suman, según Campos, casi 18 mil seguidores en todas las plataformas.

Esta iniciativa aun no ha sido replicada por otros nosocomios privados de El Salvador, según se pudo constatar. En contraposición, hay en Facebook páginas de diversos médicos con múltiples especialidades, los cuales incluso cuentan con blogs donde comparten artículos de interés.

Dispositivos inteligentes

Dentro de la modernización, vista como un proceso constante, la medicina no se ha quedado atrás. Una muestra son las nuevas herramientas que los neurólogos del hospital de Diagnóstico implantan para controlar la intensidad de los ataques de epilepsia y Parkinson en diversos pacientes.

Estos son conocidos como DBS y emiten descargas controladas a ciertas áreas cerebrales para "equilibrar" dichos episodios en pacientes críticos. La intensidad de la señal y otras configuraciones se programan con un dispositivo USB que emplea el médico en cada visita.

Otros son los marcapasos digitales que generan un informe de la salud cardíaca o dispositivos para controlar dolores crónicos que se implantan cerca de las raíces nerviosas o venas periféricas para "autosuministrar" dosis controladas de medicamentos.

"Todos estos son recursos que no sustituyen el análisis médico pero si lo complementa y mejora los resultados posteriores", concluyó Campos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación