Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un restaurante danés elabora menú con comida descartada

"Rub&Stub" lucha contra el despilfarro de comida, y funciona a través del voluntariado para apoyar iniciativas de cooperación

El proyecto busca ser un ejemplo a seguir para otros chef.

El proyecto busca ser un ejemplo a seguir para otros chef.

El proyecto busca ser un ejemplo a seguir para otros chef.

Elaborar un menú únicamente a partir de alimentos descartados por tiendas y productores para combatir el despilfarro de comida es el propósito de un novedoso restaurante de Copenhague sin ánimo de lucro.

"Rub&Stub" lleva abierto desde hace apenas unas semanas, pero ya ha recibido gran atención mediática en Dinamarca por su novedoso concepto, que se basa en una simple ecuación: los excedentes de los establecimientos se convierten en comida y el beneficio es destinado a apoyar iniciativas de cooperación en el Tercer Mundo.

Se trata de productos que las tiendas no venden por distintos motivos: su forma o tamaño, exceso de mercancía, falta de espacio en almacenes o por estar a punto de caducar, dice Astrid Engholm, que forma parte del colectivo que está detrás de esta iniciativa.

"Es un proyecto emocionante y que tiene sentido, porque sino estos productos habrían sido tirados a la basura", explica Engholm, una de los cerca de 70 voluntarios que trabajan en la cocina, como camareros o captando a proveedores y establecimientos.

A esta tarea dedican buena parte de sus esfuerzos, ya que aunque han cerrado acuerdos con un par de grandes supermercados, no llega para cubrir todas las necesidades de la cocina -de momento, en torno al 30 %-, por lo que es necesario comprar ingredientes.

Carta variante de acuerdo con alimentos

La dependencia de las donaciones condiciona la carta, que cambia muy a menudo.

"Es un reto, pero eso hace el trabajo más emocionante", asegura Irina Bothmann, la jefa de cocina del restaurante y con la directora del proyecto, las dos únicas personas que perciben un sueldo.

Que las donaciones no cubran aún un porcentaje mayor en la cocina repercute en lo que paga el cliente: un plato principal cuesta entre 115 y 130 coronas danesas (entre 15 y 17 euros), por encima de precios más populares a los que aspiran los promotores de la idea.

La iniciativa surgió hace un año en torno al colectivo RETRO, que regenta varios cafés en Copenhague y destina los beneficios a apoyar varios proyectos educativos para niños y jóvenes en Sierra Leona.

"Rub&Stub", situado en el popular centro cultural "Huset", puede albergar hasta 50 comensales y abre cuatro días a la semana, aunque espera ampliar su horario con más voluntarios.

"Nuestra idea no es abrir muchos restaurantes, sino servir de ejemplo", sostiene Engholm.

Siguiendo ese espíritu, este colectivo participa en otras iniciativas similares y colabora con la campaña que las autoridades danesas han lanzado contra el despilfarro de comida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación