Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Renuevan recomendaciones para prevenir cáncer de útero

Cada año 270,000 mujeres mueren, pues las lesiones no se descubren a tiempo Este tipo de cáncer es el segundo más letal entre las mujeres, según la OMS

Los adultos mayores diabéticos pueden realizar clases especialmente para ellos. Foto EDH

Los adultos mayores diabéticos pueden realizar clases especialmente para ellos. Foto EDH

Los adultos mayores diabéticos pueden realizar clases especialmente para ellos. Foto EDH

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó recientemente una nueva serie de recomendaciones internacionales para la prevención del cáncer del cuello uterino, el segundo más letal entre las mujeres, y que se basa en la vacunación y en las pruebas de detección precoz.

Cada año 270,000 mujeres mueren a causa de ese tipo de cáncer, con el 85 por ciento de la mortalidad en países en desarrollo, no debido a que la incidencia sea mayor en estos, sino a que las lesiones precancerosas no se descubren a tiempo y terminan en cáncer.

La responsable del Departamento de Salud Reproductiva, Marleen Temmerman, añadió a esa cifra los 500,000 nuevos casos de cáncer del cuello uterino que se diagnostican cada año, lo que sumado al número de mujeres que fallecen a causa de esta enfermedad, supera al total de víctimas de la mortalidad materna en el mundo.

Los cambios

El primer elemento central del enfoque que propone la OMS a los países es la vacunación de niñas entre 9 y 13 años para prevenir la infección con el virus del papiloma humano, responsable de la mayoría de casos de cáncer de cuello uterino.

La principal novedad en esta área es que si hasta ahora esta vacuna se administraba en tres dosis, la OMS avala ahora solo dos dosis en un periodo de seis meses, tras haberse establecido que son tan efectivas como las tres preconizadas anteriormente.

Temmerman aseguró que esto hará más fácil su administración y reducirá el coste de esta intervención en los presupuestos de salud de los países.

Actualmente, esta vacuna –de la que existen dos marcas patentadas– protege a las niñas y adolescentes en 55 países, donde forma parte del programa de inmunización rutinario, e inmuniza para el 70 por ciento de casos de cáncer cervical, causados por las cepas 16 y 18 del virus.

La vacuna debe ser administrada antes de que la mujer empiece su vida sexual, ya que el virus es sexualmente transmisible, recordó la responsable.

Sobre la misma, la ginecóloga Gabriela Rivas Barrientos, del Centro Internacional del Cáncer del Hospital de Diagnóstico, refiere que se encuentra disponible en El Salvador. "La vacuna vino al país hace muchos años, de hecho se dispone de las dos marcas, pero solo de manera privada, ya que no se ha logrado integrar al esquema nacional de vacunación por el tema económico", explica.

En lo que respecta a los costos, la doctora Rivas explica que los precios varían, pero cada dosis ronda los 200 dólares más o menos. Esto, agrega, a largo plazo es más económico que los tratamientos de cáncer.

Por otro lado, al tratarse de una vacuna sintética es más segura que aquellas en las que se usaba el virus un poco atenuado. Por lo mismo las reacciones son muy leves.

Según la profesional la vacuna ha sido probada a nivel mundial desde el año 2002, de hecho hay alrededor de 175 millones de vacunas aplicadas, así como estudios sobre su efectividad. Otra ventaja es que tampoco se necesitan refuerzos.

Otras pruebas

El segundo eje de la guía emitida por la OMS es la detección temprana a través de distintas pruebas existentes, entre las cuales la más expandidas son la citología vaginal y la inspección visual con ácido acético.

"El ácido acético es como el vinagre blanco, no se trata de una preparación complicada. Es una prueba sencilla porque no se envía a un laboratorio sino que las lesiones se detectan en el momento", explica Rivas.

Lo que sí advierte es que el médico que hace la prueba debe ser un profesional entrenado y con un buen ojo para hacer el examen.

"Para esto el médico moja un algodón con ácido acético y luego lo aplica en el cuello uterino. Lo que ocurre es que cuando hay lesiones estas se vuelven de color blanco. Por eso es que el médico debe tener mucho entrenamiento a la hora de detectarlas", afirma la profesional.

Por otro lado, asegura que es una prueba barata y accesible para todos, ya que se ahorra el costo de enviar al laboratorio así como el tiempo de espera.

"Esta es una medida que podría emplearse en países como el nuestro, en vías de desarrollo", expresa.

En cuanto a nuevos métodos, una de las principales expertas de la OMS en prevención del cáncer de cuello uterino, Nathalie Broutet, mencionó uno que permite identificar el ADN virus y así determinar el riesgo de una mujer de desarrollar este cáncer.

Una de las ventaja es que las mujeres sometidas a esta prueba de detección no tendrían que volver a pasarla, sino en cinco a 10 años, en lugar de cada dos como se recomienda actualmente. Su obstáculo, reconoció Broutet, es su precio.

Aunque se habla poco de esta prueba, en El Salvador ya hay laboratorios que la realizan con el nombre de Captura de híbridos, pero en efecto la doctora Rivas aclara que el costo ronda los 100 dólares, pero además explica que no se recomienda para todas las mujeres.

"Lo que se hace es que con un hisopo se toma la muestra del cuello del útero, y se coloca en un tubo para luego llevarlo a un laboratorio. Los resultados revelan si la persona estuvo en contacto con el virus y si este es de alto riesgo. Sin embargo, esto no significa que ese virus va a causar el cáncer, solo indica la exposición. Lo que sí puede indicar es que se deben tener controles más frecuentes", enfatiza la experta.

La OMS está alentando a la constitución de un mecanismo de financiación para poder subvencionar estas pruebas para los países de menores recursos, así como la negociación de precios con los fabricantes.

De las mujeres a quienes se detectan lesiones precancerosas, la mayoría nunca desarrolla la enfermedad y las lesiones desaparecen.

"El cáncer de cérvix es de los pocos que son 100 por ciento prevenibles con el uso de la vacuna y por los métodos de detección. Si hiciéramos estas dos cosas no tendríamos tantos casos en El Salvador", puntualiza la doctora Rivas. —EDH/AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación