Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Reivindican rol de matronas para reducir la mortandad

La UNFPA hace un llamado a asentar tres pilares: "educación, asociación y regulación", para que se dé relevancia social a esta profesión

Al regular la profesión, las matronas podrían prescribir medicamentos u operar si es necesario.

Al regular la profesión, las matronas podrían prescribir medicamentos u operar si es necesario.

Al regular la profesión, las matronas podrían prescribir medicamentos u operar si es necesario.

El Fondo de Población de la Naciones Unidas (UNFPA) reivindicó ayer en Praga el papel clave de las comadronas para reducir la mortandad durante el parto, tras indicar que en 2013 fallecieron unas 289.000 mujeres y 2.9 millones de bebés.

La UNFPA recordó el derecho de la mujer a la salud en un momento no exento de riesgos como es el parto.

El nuevo informe, presentado durante el 30 Congreso Trienal de la Confederación Internacional de Matronas (ICM), analiza 73 países de desarrollo escaso o medio.

En esos países se concentran el 96 % de las muertes de madres durante el parto, el 91 % de bebés que nacen muertos y el 93 % de muertes de recién nacidos.

El documento destaca, que entre esos países figuran cinco de América Latina (Brasil, México, Bolivia, Guatemala y Haití).

El análisis indica que esos 73 países sólo cuentan con el 42 % de enfermeras, doctores y matronas del mundo, señala el documento, en cuya elaboración participó también la ICM, la Organización Mundial de la Salud (OMS), agentes nacionales y 30 organismos de ayuda al desarrollo.

"De los objetivos de desarrollo del milenio que marcó la ONU en 2000, los más lejanos de conseguir son los que hacen referencia a la mortandad infantil y la salud de las madres", reconoció Geeta Lal, asesora del UNFPA, en declaraciones a los medios en Praga.

La UNFPA considera que si mejoraran los servicios de comadronas sería posible reducir en dos tercios la mortandad de madres y bebés.

Según el informe, al aprender estándares internacionales y al estar dentro de un sistema de salud completamente funcional, pueden prestar cerca del 90 % de la atención fundamental para mujeres y recién nacidos y pueden reducir potencialmente en dos tercios las muertes maternas y neonatales.

Pero para ello, es necesario dar reconocimiento y estatus a una profesión "que ha sido marginada y a la que no se considera autónoma", explicó la experta.

Lal indicó que el 90 % de las comadronas han seguido la vía de la enfermería, al no existir una especialidad propia, y que "en diversos países no están autorizadas durante el parto a realizar operaciones para salvar la vida" ni tampoco a recetar antibióticos o anticonvulsivos. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación