Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Redes sociales se suman al abanico de las adicciones

Cada vez más personas requieren terapia para controlar su adicción al celular, la tableta y el Internet

Redes sociales se suman al abanico de las adicciones

Redes sociales se suman al abanico de las adicciones

Redes sociales se suman al abanico de las adicciones

El uso excesivo de teléfonos inteligentes, tabletas y la navegación por Internet se está convirtiendo en una nueva causa por la que muchas personas reciben terapia de rehabilitación, al igual que la reciben personas adictas a las drogas.

La navegación por la web también ha contribuido a que algunas personas desarrollen adicción a la pornografía, a las compras en línea y a las redes sociales.

En el país ya se ofrecen terapias especializadas para este tipo de adicciones.

Expertos del centro terapéutico de adicciones Jaime A. Hill afirman que cada vez son más los casos de personas que "no pueden vivir sin su celular". A esta nueva adicción se le conoce como "phubbing".

"Yo creería que ya se está desbordando la adicción al Internet y los juegos populares de hoy como Candy Crush, o el PlayStation y las redes sociales. Ya estamos atendiendo varios casos de este tipo... Estamos haciendo algunos estudios para ver si será necesario crear un programa de prevención", dijo Carlos Bolaños, consejero terapeuta en drogodependencia del centro Jaime A. Hill.

La adicción al juego se conoce como ludopatía.

"Se cree que el ludópata es el que pasa metido en un casino todos los días, pero no. Hay gente que pasa horas y horas jugando en el teléfono o en Internet", agregó Adriana Hill de Loyola, vicepresidente del centro Hill.

Por su parte, al miedo irracional de olvidarse del teléfono celular se le llama nomofobia.

Este padecimiento se manifiesta con síntomas como ansiedad, malestar general, enfado o inquietud, negación, ocultación o minimización del problema y sentimiento de culpa cuando se queda sin teléfono.

El mundo de las adicciones

Un comportamiento adictivo puede darse a cualquier edad con diversas drogas, la comida, el sexo, la masturbación, las compras, el juego, entre otras. La única diferencia entre hombres y mujeres es que ellas suelen ocultar más su problema ya que por motivos culturales teme más la reprobación social.

"El mismo rasgo obsesivo compulsivo que tiene una persona hacia al alcohol se puede tener hacia otras cosas como el juego, las compras, el sexo y el Internet", afirmó Eduardo Loyola, consejero terapeuta.

En el país la marihuana continúa siendo la droga ilegal más consumida, seguida de estimulantes y en tercer lugar se encuentra la cocaína y el crack.

De cada 10 pacientes, 5 tienen un padre alcohólico o una madre codependiente, de cada 10 pacientes 6 son menores de 25 años y el 99 por ciento son poliadictos, es decir, que usan más de una sustancia (marihuana, tabaco, alcohol, etc.), según datos proporcionados por el centro Jaime A. Hill.

Apuesta por la prevención

Jaime A. Hill lleva varias décadas trabajando en la prevención y rehabilitación de adicción a las drogas. Es uno de los fundadores de Fundasalva y más recientemente creó el centro terapéutico de adicciones que lleva su nombre.

"Tenemos que hacer trabajo de prevención en los colegios y escuelas porque ahí es donde el adicto empieza a formarse. Se debería preparar un material, de acuerdo a cada edad, para informar a los estudiantes del daño que hace cada droga a los distintos órganos del cuerpo", afirmó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación