Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

X Post Facto, radiografía del dolor y la memoria

La fotógrafa salvadoreña Muriel Hasbún es parte de una muestra colectiva en Washington

La artista residente en EE. UU. junto a una de las obras de su propuesta X Post Facto. foto edh / Cortesía

La artista residente en EE. UU. junto a una de las obras de su propuesta X Post Facto. foto edh / Cortesía

La artista residente en EE. UU. junto a una de las obras de su propuesta X Post Facto. foto edh / Cortesía

Un archivo de placas radiográficas que el padre de la fotógrafa salvadoreña Muriel Hasbún, odontólogo de profesión y también fotógrafo, acumuló durante los años de su carrera con los registros de sus pacientes, se convirtió en materia prima para un proceso de reflexión sobre el dolor, la memoria y el cuerpo, bajo el sugestivo título de X Post Facto que expone la artista residente en Washington.

Muriel explica que el tamiz del tiempo, luego de la muerte de su progenitor Antonio Hasbún, la llevó a conectar el banco de radiografías con la búsqueda de huellas del pasado y del dolor que se reflejan en el colectivo del país, que sufrió un episodios tan dramático como la guerra de la década de los años 80, y que estas placas —a manera de metáfora— se prestan para identificar esos fragmentos que identifican personas.

De los cientos de radiografías, la compatriota seleccionó una treintena de las que surgió la serie X Post Facto, en el año 2009, la que aún no ha sido expuesta en su totalidad, pues algunas piezas han estado en exhibición y en publicaciones en Nueva York y en Virginia, y durante mayo en "Of a Place and Time (De un lugar y tiempo)", en el Hillyer Art Pace en Washington DC.

El curador de la muestra Jravis DuBois escogió cinco composiciones en mediano y pequeño formato para la primera sala de la exhibición, ubicada en el sector de galerías de arte, en el vecindario del Dupont Circle, al noreste de la capital y que estarán en la muestra hasta el 31 de mayo.

Hasbún, que ejerce como profesora asociada y coordinadora del área de Fotografía Artística del instituto Corcoran en la capital estadounidense, explica que al ver las imágenes ya impresas en papel, luego de un proceso de positivado de las radiografías y de escanearlas, las imágenes dejan ver paisajes oníricos yuxtapuestos con piezas de metal, que al reflejarse en la imagen en negro rompen la escala de grises y generan fuertes contrastes.

"Mi trabajo siempre tiene que ver con el diálogo entre el pasado y el presente, entre lo personal y lo colectivo, y como la memoria juega un papel importante en cómo construimos nuestra identidad, tanto individual como colectiva", explica Hasbún al definir esta propuesta.

En un principio, la salvadoreña tenía previsto ampliar las imágenes en gran formato, pero poco a poco fue haciendo pruebas en otras medidas hasta llegar a conformar composiciones con varias imágenes.

Una de las piezas de la serie X Post Facto, que adquirió el Museo de Arte Americano del Smithsonian y que estará en exhibición desde el 29 de junio hasta enero de 2014, en la muestra "Una democracia de imágenes: Fotógrafos de Arte Americano del Smithsonian", está impresa en gran formato con el concepto inicial de la serie, explicó.

El Museo de Arte de El Salvador (Marte) también posee obra de Muriel Hasbún como es la pieza X Post Facto (1.1-1.3), de esta serie que forma parte de la exhibición permanente "Al compás del tiempo: Procesos e influencias en el arte salvadoreño", la que fue incluida en la selección a cargo del reconocido curador Rodolfo Molina, quien falleció en marzo pasado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación