Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piel de fumadores envejece mucho más rápido

Las toxinas aceleran la descomposición del colágeno y disminuyen la cantidad de oxígeno que recibe la piel.

La cercanía constante a una fuente de calor favorece al envejecimiento de la piel del rostro. foto EDH

La cercanía constante a una fuente de calor favorece al envejecimiento de la piel del rostro. foto EDH

La cercanía constante a una fuente de calor favorece al envejecimiento de la piel del rostro. foto EDH

Los fumadores son propensos a tener bolsas debajo de los ojos y arrugas alrededor de la boca antes que los no fumadores, según revela un estudio sobre gemelos idénticos.

Jueces que ignoraban cuál de los gemelos fumaba dijeron en un 57 % de los casos que el fumador se veía mayor. El patrón se mantuvo cuando ambos gemelos fumaban, pero uno lo había hecho por más tiempo que el otro.

"Fumar envejece. Eso es así", detalló la doctora Elizabeth Tanzi, dermatóloga del Instituto de Cirugía Láser Dermatológica de Washington y del Centro Médico de George Washington University. "Además del cáncer pulmonar los infartos y los ACV, es un motivo más para dejar de fumar".

Los resultados surgen del análisis de fotografías de 79 pares de gemelos idénticos obtenidas en el Festival de los Gemelos de Twinsburg, Ohio.

El equipo del doctor Bahman Guyuron, de Case Western Reserve University y los Hospitales Universitarios de Cleveland, le entregó las fotos a tres jueces entrenados, que calificaron las arrugas y otras características faciales asociadas con la edad. Los gemelos tenían entre 45 y 50 años.

Cuarenta y cinco pares de gemelos incluían un fumador y un no fumador. Los primeros tendían a tener más arrugas y otros signos de envejecimiento facial que los no fumadores, pero las diferencias siempre eran pequeñas.

En los otros 34 pares de gemelos, un gemelo había fumado unos 13 años más que su hermano. Las bolsas debajo de los ojos y las arrugas alrededor de la boca eran más pronunciadas en los que más tiempo habían fumado, según el equipo.

"Esto demuestra mucho de lo que se pensaba", expresó el doctor Alan Boyd, dermatólogo del Centro Médico de Vanderbilt University, Nashville, Tennessee, y que no participó del estudio.

"Puedo detectar a un fumador desde el otro extremo de la sala por alguna de sus características faciales", aseguró. Aun así, dijo que el estudio suma otra evidencia al asignarle cifras al efecto del tabaquismo en la cara.

Tanzi explicó que las toxinas del tabaquismo aceleran la descomposición del colágeno, fibras de proteína que le dan soporte a la piel. Además, fumar reduce la cantidad de oxígeno que recibe la piel.

Boyd agregó que la cercanía constante de una fuente de calor favorecería el envejecimiento de la piel de la cara.

"Los efectos son acumulativos. De modo que dejar de fumar es beneficioso en cualquier momento. Pero hay que ser cuidadosos porque algunos de esos cambios serían permanentes", finalizó Tanzi. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación