Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pintura

Patricio Hidalgo: mancha y flamenco en la pintura

El artista español impartió un taller la semana pasada en el Centro Nacional de Artes (Cenar). Aprovechó para hablar de su trabajo.

Artista salvadoreño ofrece taller y comparte experiencia con salvadoreños

Patricio Hidalgo es un pintor español invitado al Centro Nacional de Artes para ofrecer un taller sobre pintura con modelos en movimiento.

El pintor español Patricio Hidalgo estaba de vacaciones la semana pasada en El Salvador y visitó una playa, en la que se encontró con otro pintor, Salvador Llort, con quien sostuvo una plática sobre arte.

A partir de esta conversación, Llort invitó a Hidalgo para que impartiera un taller en el Centro Nacional de Artes (Cenar). Y así fue.

El taller se realizó el viernes pasado, a él asistieron aproximadamente 20 personas. La técnica  fue la tinta china y los asistentes tuvieron como ejercicio la captura del movimiento de un modelo que no se encontraba estático. La sesión fue desde las 8 de la mañana hasta el mediodía.

Esa mañana, Hidalgo también habló con este medio sobre su trabajo.

El acercamiento al arte comenzó en su hogar. A ello aportó la Ibiza de los años 80, la isla donde creció,  lugar al que se refirió como  “prolífico para el arte”, en aquel entonces. 

El artista estudió en Barcelona, donde vivió por tres años y exploró más  la pintura desde el punto  de vista académico y conceptual.  Posteriormente realizó estudios en Madrid y Sevilla.

Entre sus influencias artísticas no solamente han predominado pintores como Francisco de Goya y Francisco Moreno Galván, sino que también el flamenco, música que estuvo presente en su vida desde la infancia.

El flamenco y la mancha

Hidalgo ha logrado combinar la música y la pintura a través de un elemento representativo de su propuesta: la mancha.

“Digamos que en el flamenco se manifiesta la música a través del grito, digamos quejido, que uno dice ‘¿cómo es que me está diciendo muchas cosas sin decirme algo concretamente?’ Bueno, está hablando de la parte del arte y para mí la pintura es un poco esa simbiosis, ese nexo con el grito, que a partir de la mancha logra expresar un sentimiento que es lo abstracto”, dijo.

Es por ello que Hidalgo piensa que lo abstracto lo lleva hacia lo  figurativo y de lo figurativo salta a lo emocional.

El español también ha experimentado otros lenguajes: ha realizado intervenciones, como el espectáculo “Isla”, donde en un escenario con música y baile, realiza una  pieza en tres lienzos.

Además, hace videocreaciones. Por el momento trabaja  en una pieza basada en  “¡Diles que no me maten!”, cuento del mexicano Juan Rulfo, escritor al que admira por “describir muy bien el paisaje humano, su entorno y emociones”

Sus obras han sido expuestos en  países como México, Holanda, Estados Unidos, Dublín y El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación