Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pasó 8 horas encerrada en el congelador de su trabajo

Hizo un rótulo de cartón y salsa de tomate para pedir auxilio 

Karlee Daubeney,

Una empleada de un reconocido restaurante de sándwich quedó atrapada en el congelador de la empresa durante 8 horas y escribió mensajes de ayuda con kétchup en su intento desesperado de ser rescatada.

Se trata de Karlee Daubeney, de 20 años, quien se quedó encerrada en un congelador en la ciudad inglesa de Gloucester y no fue rescatada hasta las 7:30 del día siguiente, cuando el resto de los empelados llegaron para abrir el local.

Daubeney ha relatado que se había quedado sola trabajando hasta tarde y cuanto entró al congelador a dejar la leche, la puerta se cerró de súbito. Llevaba solo unos leggins y la camiseta de uniforme. En el congelador la temperatura apenas superaba los cero grados. La chica publicó su experiencia en Twitter.

"Primero tuve un ataque de pánico y me puse a buscar algo que pudiera abrir la puerta", ha relatado Daubeney, "intenté escribir "ayuda" con kétchup en trozos de cartón para deslizarlos debajo de la puerta".


 

Daubeney asegura que ha sufrido durante mucho tiempo los efectos del accidente que tuvo lugar en diciembre. "No he salido de casa durante mucho tiempo porque he sufrido ataques de pánico realmente intensos, ha pasado casi un año y aún sufro de ansiedad".

"Después de salir estaba congelada, me costó andar durante varios días, tuve migrañas y se me secó la piel de la cara. Cuando fui al hospital al día siguiente, me dijeron que había sufrido hipotermia", ha contado la chica.

El responsable del local comparecerá este lunes ante el juez acusado por delitos contra la salud y la seguridad, de los que fue declarado no culpable en la vista preliminar del pasado 26 de octubre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación