Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Paco Roca lleva a Nueva York el debate sobre la vejez

El dibujante español presenta su producción "Arrugas" en la Gran Manzana. Cuenta con la voz de Martin Sheen.

El filme "Arrugas" fue galardonada con dos premios Goya (2011): Mejor película de animación y mejor guión adaptado.

El filme "Arrugas" fue galardonada con dos premios Goya (2011): Mejor película de animación y mejor guión adaptado.

El filme \"Arrugas\" fue galardonada con dos premios Goya (2011): Mejor película de animación y mejor guión adaptado.

NUEVA YORK. "Arrugas" es una película de animación con una mirada diferente sobre la vejez y las residencias de ancianos que llega a Estados Unidos. Doblada al inglés y con un casting de voces encabezado por Martin Sheen.

"Creo que el envejecimiento de la población es una inquietud de todas las sociedades desarrolladas", señala Roca en una entrevista con Efe, en la que se muestra muy satisfecho con el desembarco de la cinta en las salas estadounidenses.

"Conseguir estrenar aquí y estrenar además en inglés es todo un logro", destaca el autor, recordando las dificultades que habitualmente se encuentran las producciones extranjeras a la hora de entrar en el mercado de EE. UU.

"Arrugas", basada en el cómic homónimo de Roca y dirigida por Ignacio Ferreras, no ha tenido problemas para superar fronteras con un tema de lo más universal.

El dibujante, sin embargo, recuerda que arrancó el proyecto como "algo muy personal", para tratar de hablar de la vejez de sus padres y que al principio lo veía como "un tema muy localista".

"Pero te das cuenta de que funciona en España y funciona en todos los países", explica, subrayando que pese a distintos "matices", todas las sociedades se enfrentan al desafío de cómo tratar a sus mayores.

En su caso, "Arrugas" se gestó hace ya ocho años, un momento en el que, recuerda, en España había un importante debate sobre las posibilidades de mejorar el cuidado de los ancianos y sobre nuevos modelos de residencias para la tercera edad.

"Todo esto era en 2006, cuando la crisis no nos había afectado nada", explica Roca, que lamenta que ahora "ya no hay dinero para plantearse todo este tipo de cosas".

"Sigue habiendo gente peleando por cambiar esta forma de entender las residencias de ancianos, pero desde luego no hay dinero para partir de cero, que es como creo que se debería hacer", señala.

Roca subraya la necesidad de un gran debate en el que se plantee "por qué hay que sacar a las personas mayores de sus casas, desarraigarlas y llevarlas a una especie de gueto", en referencia a las residencias de ancianos.

Las consecuencias de la crisis han hecho a Roca pasar del optimismo sobre el futuro del trato de los mayores a ser hoy en día pesimista. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación