Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nunca es tarde para hacerse una colonoscopia

Una GRAN CANTIDAD DE mayores de 75 años NUNCA SE HAN HECHO pruebas de detección del cáncer de colon, y un grupo de investigadores registró que no es demasiado tarde

Nunca es tarde para hacerse una colonoscopia

Nunca es tarde para hacerse una colonoscopia

Nunca es tarde para hacerse una colonoscopia

Algunos incluso pudieran pensarlo aunque tengan más de 80 años. Las pruebas de detección del cáncer de colon son una herramienta poderosa, a las que se acredita no sólo salvar vidas. La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer calculó recientemente que durante los últimos 10 años los nuevos casos de cáncer de colon han bajado significativamente entre los adultos de edad mediana y mayores, gracias en lo fundamental al aumento de las colonoscopias, que permiten la extirpación de crecimientos cancerosos antes de que puedan formarse tumores.

Esta es la información más reciente sobre las investigaciones sobre la detección del cáncer de colon.

¿Quién debe hacerse una colonoscopia?

Las directrices de los Estados Unidos recomiendan estudios regulares a partir de los 50 años y hasta los 75. Casi dos terceras partes de las personas en este grupo se han hecho la prueba, según estadísticas recientes.

Sin embargo no recomiendan hacerse la prueba después de los 75 años. Después de todo, si una colonoscopia es negativa, no debe repetirse hasta 10 años después, porque ese es el tiempo que los pólipos precancerosos demoran en hacerse peligrosos. La esperanza de vida de una persona de 80 años es entre 8 y 10 años más.

Pero las directrices no toman en cuenta al 23% de personas en Estados Unidos mayores de 75 años que no se hicieron la prueba cuando eran más jóvenes, antes que el estudio se convirtiera en la norma para las personas de entre 50 y 69 años.

Un estudio dado a conocer recientemente examina si vale la pena comenzar a hacerse la prueba a tan avanzada edad, cuando la mayoría de las personas ya tienen otros problemas de salud.

Los estudios

Investigadores de la Universidad Erasmus en Holanda y en el Centro Oncológico Sloan Kettering de Nueva York usaron modelos computarizados para comparar los efectos potenciales de diferentes estudios de detección del cáncer de colon entre 10 millones de personas de entre 76 y 90 años que no se habían sometido a las pruebas.

Entre los pacientes más saludables, la colonoscopia fue la opción más efectiva hasta los 83 años, mientras que el análisis de heces fecales resultó mejor para el grupo de 85 y 86 años, concluyeron los investigadores.

Los resultados fueron sorprendentes, dijo el doctor Richard C. Wender, de la Sociedad.

"Creíamos que si vamos a hacer la prueba a personas de más de 75 años, sólo debía incluir a los más saludables", dijo Wender, quien no participó en el estudio. "Creo que este modelo nos ayudará a aconsejar mejor al público".

Sobre el examen

El cáncer puede desarrollarse en el colon como en cualquier otra parte del cuerpo. De acuerdo con datos del centro médico de UCLA, California, no hay un solo factor que contribuya al cáncer de colon pero casi todos los tipos de cáncer del colon empiezan con pólipos no cancerosos.

Estos son protuberancias pequeñas en la superficie del colon que se puede convertir en cáncer y cuya extirpación puede prevenir la enfermedad. En el caso de que ya sean cancerosos, el hecho de detectarlos en una etapa inicial incrementa las probabilidades de sobrevivir o curarse del cáncer de colon.

Y precisamente el objetivo de una colonoscopia es examinar el interior del colon para detectar pólipos, cánceres y otros problemas médicos. Es importante realizarse este procedimiento en cuanto se tengan 45 a 50 años de edad, ya que la enfermedad no presenta sin síntomas.

La preparación

Para realizar esta prueba es básico tener el colon limpio, ya que su médico debe ver claramente cómo se encuentra el interior de este. Para ello es necesario restringir la dieta y tomar una preparación que le ayudará en el proceso de limpieza.

Por otro lado también es posible que cambie su rutina de medicamentos como aspirinas, antiinflamatorios, anticoagulantes o fármacos para la diabetes, entre otros.

Un día antes de la colonoscopia debe eliminar de su dieta los alimentos sólidos y limitarse a ingerir solo líquidos transparentes. El mínimo debe ser de 12 vasos, de entre ocho y diez onzas, durante todo el día, además de su preparación para limpiar el intestino. Esta se toma por lo general a las seis de la tarde del día anterior a la prueba o según las indicaciones del médico.

Por tanto quedan prohibidas las frutas, verduras, el pan, granos, arroz y cereales, así como las sopas con trozos de comida.

Ese día previo es aceptable la ingestión de sodas claras, agua natural y mineral, café negro (sin crema ni leche) y té.

Es preciso aclarar que aunque algunas bebidas alcohólicas son de líquido transparente, le pueden deshidratar. De manera que no debe consumir bebidas alcohólicas mientras se prepara para su prueba. Tampoco se debe tomar jugo de piña, de naranja, batidos de leche, café con crema, leche ni bebida láctea alguna.

La preparación intestinal le causará mucha diarrea, la cual empezará entre unos minutos y tres horas después de comenzar a tomar su preparación. Así que haga planes para estar en casa y cerca de un baño.

La mayoría de la gente se siente hinchada y tiene molestias abdominales e incluso náuseas, lo cual es una sensación normal por lo que no debe alarmarse con esos síntomas.

A algunas personas no les gusta el sabor o el olor de la medicina, pero esto no debe ser obstáculo para tomarla de la manera prescrita. En caso de vomitar mientras toma la preparación deje de tomarla y llame a su médico.

Durante el examen

A la hora de la prueba el médico le administrará un sedante que le ayudará a evitar las molestias por el procedimiento. Este comienza con un examen del recto, luego el médico insertará el endoscopio en el ano y, a medida que avance, inflará el intestino con aire para permitir una visualización mejor de la superficie.

El endoscopio es un tubo delgado y flexible con una lámpara y una cámara

en la punta. Las imágenes de la cámara se transmiten a un monitor de televisión, lo que permite al médico ver el interior del colon en la pantalla buscar anormalidades y extirpar todos los pólipos que encuentre.

Por lo general, la colonoscopia se lleva de 20 a 30 minutos, pero calcule pasar más tiempo en el consultorio porque necesitará prepararse para la prueba y recuperarse de la misma.

Recuerde que recibirá medicamentos que le harán sentirse somnoliento durante la prueba. Esto significa que usted no puede conducir. Es por ello que debe hacer arreglos para que alguien le lleve a casa después de la prueba.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación