Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuevos avances sobre trasplantes de córneas

El éxito de un trasplante de córnea no condiciona significativamente el éxito del trasplante aún 10 años después de haberlo realizado

En los últimos años los trasplantes de cornea han mejorado y han aumentado. Foto EDH

En los últimos años los trasplantes de cornea han mejorado y han aumentado. Foto EDH

En los últimos años los trasplantes de cornea han mejorado y han aumentado. Foto EDH

A pesar de la preocupación de que las córneas de donantes mayores no duren lo suficiente, un nuevo estudio realizado en Estados Unidos revela que la edad de los donantes no condiciona significativamente el éxito del trasplante 10 años después.

El 75 por ciento de los trasplantes de córnea de donantes de entre 34 y 71 años seguía en buenas condiciones después de 10 años.

Esto permitiría contar con más tejidos de donantes disponibles para realizar trasplantes en Estados Unidos y colaborar con tejidos para otros países, según asegura el autor principal del estudio.

"Al ampliar el rango etario de los donantes, podremos proporcionar más tejidos a la gran mayoría del mundo", dijo el doctor Mark Mannis, jefe de oftalmología y ciencias de la visión de la University of California, en Davis.

"En las últimas décadas, los trasplantes de córnea, que son cirugías restauradoras, mejoraron y aumentaron. El problema es que la ceguera corneal en el mundo está superando ampliamente la disponibilidad de tejidos", agregó el galeno.

El equipo de Mannis publica en la revista Ophthalmology que en Estados Unidos se realizaron unos 46 mil trasplantes de córnea en 2012.

La córnea es la capa más externa del ojo -que lo protege de los gérmenes y el polvo- y es la responsable del enfoque y la refracción de la luz. El tejido que se utiliza para los trasplantes proviene de donantes cadavéricos.

Datos esperanzadores

En 2012, los tejidos de donantes menores de 31 años fueron menos del 10 por ciento del total obtenido. Mannis explicó que, antes, sólo algunos cirujanos utilizaban córneas de donantes menores de 65 o incluso de 50 años.

El equipo estudió a un grupo de 1,090 personas de entre 40 y 80 años atendidos en 80 centros de Estados Unidos que debían recibir un trasplante de córneas por trastornos endoteliales debido a la disminución de las células de la parte central de la córnea.

En 2008, el equipo había publicado que la tasa de éxito a cinco años de los trasplantes de córnea era del 86 por ciento, independientemente de la edad de los donantes. Pero advirtió que la pérdida celular de las córneas de los donantes mayores era superior, lo que aumentaba la posibilidad de falla del trasplante.

Ahora, los autores publican los resultados del seguimiento durante cinco años más en 663 pacientes de ese grupo.

El equipo halló que los trasplantes de córneas de donantes de entre 12 y 65 años son tan exitosos como los de tejidos de donantes de entre 66 y 75 años: entre el 71 y el 77 por ciento de los tejidos seguían viables 10 años después de la cirugía.

Pero al analizar la evolución del trasplante por grupos etarios, los autores detectaron algunas diferencias.

Por ejemplo, la tasa de éxito a los 10 años del trasplante aumentaba al 96 por ciento cuando las córneas provenían de donantes de entre 12 y 33 años, y disminuía al 62 por ciento si los tejidos provenían de donantes de entre 72 y 75 años.

En tanto, la tasa de éxito de los trasplantes con tejido de donantes de entre 34 y 71 se mantenía en el 75 por ciento.

Para Mannis, los resultados ayudarán a garantizarles a los receptores de estos trasplantes que están recibiendo tejido de calidad, alentarán a los cirujanos a utilizar córneas de donantes de mayor edad y aumentarán la cantidad de donantes.

El experto aclaró también que los resultados pertenecen a pacientes con trastornos endoteliales moderados.

En un análisis separado, los autores comprobaron que las córneas de los donantes más jóvenes pierden menos células después del trasplante, aunque aún no pueden asegurar si existe una cantidad de pérdida celular que permita anticipar una falla.

Mannis comentó que el equipo sigue analizando datos del estudio. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación