Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nativos digitales, el eslabón más débil de la corrección lingüística

De no regular la soltura de estas generaciones en registros formales, se corre el riesgo de simplificar en exceso la lengua.

Aunque el lenguaje del forma digital es simple, es necesario que los jóvenes dominen un formato más formal. foto edh

Aunque el lenguaje del forma digital es simple, es necesario que los jóvenes dominen un formato más formal. foto edh

Aunque el lenguaje del forma digital es simple, es necesario que los jóvenes dominen un formato más formal. foto edh

Los nativos digitales, la generación que ha nacido ya en un mundo interconectado y digital, son el eslabón más débil en la cadena de la corrección lingüística y corren el riesgo, si el sistema educativo no lo corrige, de simplificar en exceso la lengua y, por tanto, el pensamiento.

Esa es una de las conclusiones del IX Seminario Internacional de Lengua y Periodismo, de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) y la Fundación San Millán de la Cogolla.

Al encuentro, asistieron lingüistas, periodistas y expertos en redes sociales y en tratamiento informático del idioma, que debatieron sobre cómo el nuevo entorno comunicativo digital puede estar influyendo en el español de hoy y cómo lo hará en el de un futuro.

En las conclusiones del seminario, se destaca la coexistencia, en el ámbito digital, de textos redactados con criterios de calidad lingüística equiparable a la de los medios tradicionales, junto a otros formatos y soportes gobernados por la inmediatez, a menudo privados o semiprivados, escritos de manera muy alejada de la norma.

La tendencia a escribir lo que se pronuncia, eliminando letras o añadiendo otras ("asta aora"), la supresión de letras dobles ("exar" por "echar"), la eliminación de signos ortográficos ("vienes?") o su uso como parte de emoticones , son solo algunos rasgos de este tipo de comunicación digital.

Así como la reducción de palabras a sus letras consonantes ("dnd kdms?"), los alargamientos expresivos ("bieeeen"), las abreviaciones y el uso de símbolos y números ("km" "+o-" o "sl2") o el empleo expresivo de las mayúsculas como gritos.

Para los expertos, algunos de ellos "están poniendo en peligro" la normatividad lingüística que tanto costó alcanzar -solo desde 1927 puede hablarse de una verdadera unidad ortográfica del español-.

Mientras esas formas constituyan un simple cambio de registro, una forma de expresarse que puede alternarse con otras más "formales", no será grave, señalan las conclusiones, que advierten del riesgo de que los nativos digitales solo aprendan a manejar esos nuevos códigos, lo que llevaría a una simplificación del lenguaje y, por tanto, "a una reducción del pensamiento crítico".

Por eso es fundamental, añaden, que el sistema educativo garantice que estas nuevas generaciones, "además de estos nuevos registros, puedan desenvolverse con soltura en otros más formales".

En las diferentes mesas se abordó, también, cómo el nuevo entorno digital afecta el papel del periodista y su modo de emplear el idioma.—EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación