Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Murió famoso crítico de cine Roger Ebert

El ganador del Pulitzer por críticas distinguidas deja un legado que más de 20 publicaciones donde se recogen sus escritos.

En 2005 Ebert recibió una Estrella en el Paseo de la Fama.

En 2005 Ebert recibió una Estrella en el Paseo de la Fama.

En 2005 Ebert recibió una Estrella en el Paseo de la Fama.

CHICAGO. Roger Ebert, el más famoso crítico de cine de Estados Unidos que estableció junto a Gene Siskel el formato de aprobación con "dos dedos pulgares hacia arriba", murió ayer. Tenía 70 años.

Ebert, quien fue crítico de cine del Chicago Sun-Times desde 1967, también fue el primer periodista en ganar el premio Pulitzer por sus reseñas. Murió ayer en el Instituto de Rehabilitación de Chicago, informó su oficina.

Apenas dos días antes Ebert había anunciado que estaba recibiendo radiación tras un nuevo brote de cáncer.

"Así que en este día de reflexión les digo una vez más, gracias por acompañarme en este viaje, los veo en el cine", escribió Ebert en su blog.

No tenía grandes teorías ni intereses especiales, pero millones de personas reconocían al hombre parlanchín y corpulento con sus lentes de armazón negro. Por encima de todo se fijaban en su dedo pulgar, hacia arriba o hacia abajo. Era la principal imagen de programas de televisión que Ebert presentaba, primero con Siskel del diario rival Chicago Tribune y —tras la muerte de Siskel en 1999— con su colega del Sun-Times Richard Roeper.

Aunque lo criticaban por simplista y seguidor de modas, un aval de "dos dedos arriba" era irresistible para los anuncios de las películas.

Al aire, Ebert y Siskel discutían como una vieja pareja de casados y solían criticarse abiertamente. Para los espectadores que no los podían distinguir, Ebert era el gordo con los lentes y Siskel el flaco calvo. Pero a pesar de que peleaba con Siskel en cámara, tras bambalinas tenían una relación cercana. Las hijas de Siskel fueron pajes cuando Ebert se casó con su esposa Chaz en 1992.

"Pienso en él todos los días", escribió Ebert en su autobiografía. "Con el tiempo no era tanto un amigo sino un hermano". A pesar de su poder sobre el público. Ebert se consideraba "por encima de todas las cosas un fan".

"He visto un montón de películas y he olvidado la mayoría, espero, pero recuerdo aquellas que vale la pena recordar, y esas están en el mismo lugar en mi miente", escribió Ebert en sus memorias de 2011 "Life Itself".

Por años lo molestaban por su peso, pero las bromas cesaron cuando Ebert perdió parte de su quijada y la capacidad de hablar, beber y comer tras cirugías de cáncer en 2006. Superó sus problemas de salud para seguir escribiendo de tiempo completo. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación