Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La muerte de un líder africano

Mamadu Ndala se convirtió en leyenda después de tratar de hacer valer los derechos humanos en el conflicto armado en la República Democrática del Congo, África

Nadie sabía la edad exacta de Mamadu Ndala. Hablaba varios idiomas, gustaba de la literatura y vivía con sus cuatro esposas.

Nadie sabía la edad exacta de Mamadu Ndala. Hablaba varios idiomas, gustaba de la literatura y vivía con sus cuatro esposas.

Nadie sabía la edad exacta de Mamadu Ndala. Hablaba varios idiomas, gustaba de la literatura y vivía con sus cuatro esposas.

El coronel Mamadu Ndala pasará a la historia porque dirigió la única victoria del ejército de la República Democrática del Congo, en África, contra la poderosa milicia M23.

Un ejército acostumbrado a perder, "uno de los peores armados y más indisciplinados" logró en noviembre recién pasado hacer huir al grupo de la oposición congoleña.

Mamadu Ndala nació en la provincia de Katanga. Hablaba inglés, francés, suahili, lingala, un poco de kinyaruanda (el idioma de sus enemigos) y tuvo acceso a educación. Además, tenía cuatro esposas y vivía con ellas. Fue asesinado el pasado jueves 2 de enero por las ADF-Nalu (Fuerzas Democráticas Aliadas-Ejército Nacional para la Liberación de Uganda, por sus siglas en inglés), según anunció el ministro de Medios y vocero del gobierno de ese país, Lambert Mende.

La emboscada ocurrió cerca del aeropuerto de Beni, en Kivu Norte, una de las regiones más golpeadas por la guerra en el país africano.

La noticia conmocionó a la población congoleña, según dijeron los medios locales.

El coronel Ndala tuvo la iniciativa por primera vez de dar acceso a la prensa de todo el mundo al campo de batalla, con el objetivo de comenzar a crear una imagen de transparencia.

Un par de semanas antes de su asesinato concedió una entrevista al periódico español El Mundo.

El dirigente militar respondió a todas las preguntas, incluso a las más incómodas para cualquier gobernante.

"¿Por qué en Congo, el país más rico de África en recursos naturales, la gente se muere de hambre? ¿Por qué, siendo rico, está a la cola en índice de desarrollo humano?", preguntaron los periodistas.

A pesar de los intentos de censura de su asesor de prensa, Ndala respondió: "En este país lo primero es la seguridad. Cuando hay violencia en las calles, robos y pillajes no se puede garantizar lo demás. La prioridad para nosotros es conseguir que las zonas más calientes logren estabilizarse. Después lograremos que la riqueza llegue a la población".

Tras haber obtenido una victoria con un ejército por el que nadie apostaba comenzó a ser visto como un héroe, y fue apodado como "Héroe de Goma" (nombre de una ciudad).

En la ciudad fue recibido por miles de personas que se comenzaron a sentir protegidos por un militar que tenía la capacidad de vencer a los grupos armados que saquean zonas mineras, y que cometen aterradores crímenes contra civiles como violaciones sexuales.

Uno de los objetivos de Mamadu era dejar de usar a las mujeres como armas de guerra y así disminuir las violaciones a sus derechos. También estaba consciente de que muchos abusos eran cometidos por su mismo ejército, por lo que inició una "limpieza" interna.

"No me temblará el pulso si me entero de que alguno de mis hombres ha abusado de una mujer", decía.

Pero detrás del fuerte coronel se encontraba un hombre con gustos cotidianos. Disfrutaba de hacer deporte, jugar fútbol y el teatro.

"Soy polígamo, tengo cuatro mujeres y varios hijos. Me gusta leer... Pero ahora no tengo tiempo para disfrutar de todas esas cosas". Afirmaba que llevaba 10 años sin descansar.

La activista Justine Masika, amenazada de muerte por todos los grupos armados, reconoció a los periodistas de El Mundo que el coronel era, efectivamente, "el único que pretendía profesionalizar a la tropa y acabar con la plaga de violaciones".

Su deceso

El pasado jueves el ministro de medios y vocero del gobierno, Lambert Mende, afirmó que los responsables de la muerte de Ndala y dos de sus guardaespaldas fueron los integrantes de las ADF-Nalu.

"Es una gran pérdida para las fuerzas armadas y para la república", dijo.

El coronel Ndala se dirigía a Eringeti para el despliegue de un batallón de comandos cuando su vehículo fue emboscado.

Cinco soldados de las fuerzas armadas del Congo fueron heridos de gravedad en la emboscada tendida, de acuerdo con varios medios internacionales.

La República Democrática del Congo es el segundo país más extenso de África y a pesar de ser rico en recursos naturales la guerra, que lleva 20 años, mantiene a la mayoría de su población viviendo en la pobreza extrema.

"El conflicto ha derrumbado los lazos afectivos hasta que los hombres son lobos para otros hombres. Los militares roban, saquean y asaltan mujeres con algo más que impulso sexual, las violan desde el odio para destruirlas", describe el artículo del mundo.es.

Con la muerte de Ndala, el ejército deja atrás las esperanzas de avanzar en su lucha contra los opositores y la búsqueda de la paz.

"El Congo pierde a su nuevo héroe y sus enemigos se apuntan una victoria incuestionable, la de descabezar un ejército que estaba empezando a ganar en autoestima", publicó El Mundo.

El futuro es nada esperanzador. Ahora los ugandeses del ADF-Nalu, los ruandeses del FDLR, otros grupos que casi nadie conoce e incluso el mismo ejército tendrán el camino más fácil para continuar en el ciclo de la guerra que no parece tener fin cercano.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación