Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Moda y funcionalidad se mezclan en los dispositivos

Las grandes compañías electrónicas presentan en la feria CES la nueva tendencia: "Ropa-Gadget"

El mameluco inteligente es un ejemplo de los muchos aparatos en el CES

El mameluco inteligente es un ejemplo de los muchos aparatos en el CES

El mameluco inteligente es un ejemplo de los muchos aparatos en el CES

Los amantes de los artefactos tecnológicos ya visten bandas de salud que rastrean sus movimientos y se abalanzan sobre los relojes inteligentes que les permiten revisar los mensajes de su teléfono. Algunas almas valientes incluso usan las gafas con conexión a internet de Google.

Para la industria de la tecnología, este es un momento emocionante, pero también uno que conlleva riesgos. Nadie sabe realmente si el consumidor promedio va a estar tentado a convertir los dispositivos en parte de su vestimenta cotidiana.

¿Pueden las empresas de tecnología crear computadores integrados a las prendas de vestir con la combinación adecuada de funcionalidad y sentido de la moda?

Los dispositivos informáticos para llevar puestos están encendiendo una explosión de esperanza y creatividad que abarca tanto a nuevas empresas como a grandes compañías como Samsung, Sony, LG y otros.

En el International Consumer Electronics Show (CES) de esta semana, las empresas exhiben la nueva tendencia: la Ropa-Gadget, entre los que se pueden observar relojes, pulseras y gafas con pantallas o cámaras de video integradas.

Intel Corp., el mayor fabricante mundial de procesadores de computador, presentó la que podría ser una genialidad para los padres; se trata de un mameluco que puede medir la temperatura, el pulso y la frecuencia respiratoria del bebé.

El dispositivo envía una señal inalámbrica a una taza de café "inteligente" de los padres, que muestra una cara sonriente en luces si el bebé está durmiendo bien y una cara de preocupación si el niño está demasiado caliente o a punto de despertar.

El equipo también puede enviar una señal a un calentador de biberón inteligente, para que tenga leche tibia lista cuando el bebé se despierte.

"Queremos convertir todo en algo inteligente", dijo Krzanich mientras mostraba el cerebro del mameluco, una computadora del tamaño de una estampilla.

El mameluco inteligente es un ejemplo de los muchos aparatos en el CES que están diseñados para demostrar lo que la tecnología es capaz de hacer.

Lo que está menos claro es si abordan problemas reales y mejoran tanto la vida que la gente va a querer comprarlos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación