Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Meteorología extrema, "la nueva normalidad"

El informe advierte que el deshielo de los glaciares constituirá un riesgo.

El informe advierte que el deshielo de los glaciares constituirá un riesgo.

El informe advierte que el deshielo de los glaciares constituirá un riesgo.

El impacto de fenómenos meteorológicos "extremos", como olas de calor o inundaciones, consecuencia del calentamiento global pueden ser ya "inevitables" y convertirse en "la nueva normalidad", indicó el lunes un nuevo estudio del Banco Mundial (BM).

De acuerdo con el informe "Bajemos la temperatura: Cómo hacer frente a la nueva realidad climática", los cambios climáticos drásticos y los fenómenos extremos ya afectan a personas de todo el mundo, dañan los cultivos y las zonas costeras, y ponen en riesgo la seguridad hídrica.

El BM señala que dada la tendencia actual se prevé un aumento de la temperatura global de 1,5 grados centígrados sobre los niveles pre-industriales para 2050.

"El informe confirma lo que los científicos han venido diciendo, esto es, que las emisiones del pasado han marcado una tendencia inevitable hacia el calentamiento global en las próximas dos décadas, lo que afectará en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables del mundo", declaró Jim Yong Kim, presidente del BM en una nota de prensa.

Kim subrayó que algunos de estos indicadores ya son reales.

"Lo estamos observando: las temperaturas que superan los registros históricos son cada vez más frecuentes, la intensidad de las lluvias ha aumentado en algunos lugares y las zonas propensas a la sequía, como el Mediterráneo, se vuelven más secas", indicó.

Otras previsiones

El reporte dibuja un panorama sumamente complejo para las próximas décadas, con especiales efectos adversos en la productividad agrícola, el régimen hidrológico y la biodiversidad.

Como ejemplo, cita el caso de Brasil, donde con un calentamiento de 2 °C, para 2050 las cosechas podrían reducirse hasta un 70 % en el caso de la soja y hasta un 50 % en el del maíz.

Asimismo, advierte que el deshielo de los glaciares constituirá un riesgo para las ciudades andinas.

Por si fuera poco, el organismo auguró que el alza en las migraciones y las presiones sobre los recursos relacionadas con el clima también podrían incrementar el riesgo de conflicto.

"En el informe queda sumamente claro que no podemos seguir el camino actual de emisiones no controladas y en aumento. Los líderes deben intensificar los esfuerzos y adoptar las decisiones necesarias sobre cómo debemos manejar nuestras economías para lograr un crecimiento ecológico", señaló Rachel Kyte, vicepresidenta del organismo y enviada especial para el cambio climático. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación