Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Manos artificiales traen aplicación para programar

El i-limb permite que los dedos y el pulgar se muevan de forma independiente para rodear determinados objetos.

El doble amputado Jason Koger, de Owensboro, Kentucky, demuestra el uso de sus manos.

El doble amputado Jason Koger, de Owensboro, Kentucky, demuestra el uso de sus manos.

El doble amputado Jason Koger, de Owensboro, Kentucky, demuestra el uso de sus manos.

El doble amputado Jason Koger solía volar cientos de kilómetros para visitar a un clínico cuando debía ajustar las empuñadoras de sus manos biónicas. Pero ahora tiene una aplicación para iPhone o iPad que le permite hacerlo por cuenta propia.

Koger vino esta semana a Filadelfia para demostrar las manos "i-limb ultra revolution", una pieza de prótesis desarrollada por la firma británica Touch Bionics. Utilizando un estilete y un iPhone, Koger puede escoger entre 24 modelos de empuñaduras la que más le convenga.

Koger, de 34 años, residente en Owesboro, Kentucky; casado y con tres hijos, perdió las manos en un accidente de un vehículo todoterreno en 2008.

"Hace cinco años no podía alzarme el pantalón", expresó Koger. "Hoy voy de caza y hago algunas cosas que probablemente ni imaginé que podría llegar a hacer hace cinco años".

Koger sufrió una conmoción por una línea del tendido eléctrico derribada. Cayó en coma y hasta que despertó tres días después no tenía idea de que los médicos le habían amputado las dos manos.

Desde entonces ha utilizado una variedad de prótesis que considera herramientas, extensiones diferentes para tareas diferentes. Los ganchos eléctricos le han permitido practicar su pasión, la caza. Otras manos mioeléctricas, que reaccionan a los impulsos eléctricos generados por los músculos restantes de los brazos, le permiten movimientos más precisos.

La versión anterior mioeléctrica requería que fuese programada por un especialista, lo que significa que Koger tenía que viajar por avión hasta la sede de Advanced Arm Dynamics en Dallas. El especialista trabajaba con Koger para registrar algunas pautas de sus movimientos y programar el i-limb, o miembro artificial.

Pero a veces Koger regresaba a su hogar y se daba cuenta de que no eran las manos que necesitaba. Ahora, el modelo de i-limb más moderno viene con una aplicación para iPhone o iPad que le permite reprogramar su mano manipulando un estilete y también hizo una demostración asiendo una naranja, una pelota de béisbol y una lata de gaseosa.

El i-limb permite que los dedos y el pulgar se muevan independientemente para rodear determinados objetos, dijo Ryan Spill, especialista de la nueva oficina de Advanced Arm Dynamics en Filadelfia. El pulgar también está motorizado y no es pasivo como en prótesis anteriores. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación