Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Mago de Oz celebra la Navidad a ritmo de Jazzing

En el montaje participaron más de 125 bailarinas entre 3 y 18 años

Los talentos de Jazzing se presentan hoy nuevamente, la entrada general es de $9.00 dólares. Fotos EDH / Omar Carbonero

Los talentos de Jazzing se presentan hoy nuevamente, la entrada general es de $9.00 dólares. Fotos EDH / Omar Carbonero

Los talentos de Jazzing se presentan hoy nuevamente, la entrada general es de $9.00 dólares. Fotos EDH / Omar Carbonero

El espíritu navideño subió nuevamente a escena en el Teatro Presidente.

Esta vez, las bailarinas del Jazzing Dance Studio ofrecieron al público salvadoreño su obra navideña anual. En esta ocasión, presentaron el musical de Navidad El Mago de Oz, a ritmo de jazz, tap, ballet clásico, lyrical jazz y contemporáneo.

Fueron más de 125 las bailarinas que deleitaron al público asistente a la primera función. Hoy por la tarde, a partir de las 5:30, ofrecerán una segunda actuación.

El clásico cuento del escritor estadounidense Lyman Frank Baum, fue adaptado para los salvadoreños por las maestras Mai Schneider, Karen Roeder y Nené de Roeder, todas profesoras de Jazzing.

El colorido, el talento y la gracia que obsequiaron todas las bailarinas del estudio conquistó a los asistentes.

Gaby Rivas, quien interpretó al Mago de Oz, afirmó que fue muy emocionante participar en la obra como una de las caracterizaciones principales. La bailarina de 13 años tiene cuatro estudiando en Jazzing.

Por su parte, Caro Porras, de 15 años, quien actuó como Dorothy, expresó que fue un súper honor ser la protagonista principal de la puesta en escena, porque considera que todas sus compañeras son muy buenas. "Me encantaría ser bailarina profesional", manifestó, "pero aún no he pensado en una universidad".

Para ella fue un reto aprenderse los diálogos que implica la obra, pues estaba acostumbrada solo a danzar. Ella tiene 11 años de estar en Jazzing, pero la actuación exige otro tipo de esfuerzo.

Sin embargo, fueron las más chiquitas (3 años) las que conmovieron más al público.

La maestra y directora artística Karen Roeder explicó que con El Mago de Oz se decidió celebrar los 25 años del estudio de baile, porque es una obra que deja una moraleja muy bonita: ser capaces de lograr cualquier cosa y superar metas si se cree en sí mismo.

Roeder se sintió muy satisfecha de ver al grupo de niñas de tres y cinco años actuando en el musical. Ella estuvo a cargo de su preparación durante tres meses.

La maestra y bailarina trabaja dando clases con su madre, Nene de Roeder, directora del Jazzing Dance Studio, desde los 15 años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación