Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los procesadores de voz

Estos aparatos ayudan a modificar aspectos de la voz. Son usados en la industria de la música y el cine

Los procesadores de voz

Los procesadores de voz

Los procesadores de voz

Hay quienes ponen en duda el talento de cantantes reconocidos, debido a que más de alguna vez han corrido rumores de que su fama la han obtenido gracias a la modificación de su voz con aparatos tecnológicos, cuya función es procesar estos sonidos hasta convertirlos al gusto del artista. Estos reciben el nombre de procesadores de voz.

Uno de los casos más recientes es el de la cantante Britney Spears, quien fue noticia la segunda semana de julio cuando el audio de Alien, tema del álbum Britney Jeans, se filtró en Internet sin haber sido procesado. Esto puso a pensar a muchas personas debido a la evidente falta de calidad profesional de la estadounidense.

Claudio Morazán, ingeniero de grabación, dice que hoy en día todo cantante debe procesar su voz a través de estos aparatos, ya que así se corrigen algunas imperfecciones.

"Eso no quiere decir que estén engañando al público, sino que utilizan los medios, los recursos, para dar un mejor espectáculo", explicó refiriéndose al uso de los procesadores en los conciertos.

¿Pero qué de aquellos que quieran incursionar en el mundo del canto y no tienen talento? "Si no hay talento, es mejor no meterse, no es producente. Tiene que haber talento para poder trabajar, definitivamente. Los procesadores son una ayuda, no algo que va a solucionar todo. A alguien que no canta, no lo voy a poder hacer cantar, siempre se va a notar", manifestó Morazán.

Existen procesadores análogos y digitales. Los primeros tienen la forma de un módulo que en algunos casos, incluye en el mismo paquete, el ecualizador, reverberador y el afinador de voz.

Esos siguen siendo los favoritos para algunas personas que trabajan en la industria musical, debido a que el sonido que emiten, según ellos, es más puro. Sin embargo, el precio es más elevado que los digitales.

Estos últimos pueden descargarse de sitios de Internet, a través de compras o de forma gratuita, y a diferencia de los otros -que necesitan espacio físico para ser colocados, pueden guardarse en computadoras, lo que los vuelve más factibles para transportarlos a diferentes lados.

Alejandro Cienfuegos, un joven productor musical, dice que quienes inician en este trabajo acuden a procesadores digitales, en primer lugar, porque el costo de adquisición es mucho más económico que un análogo. No obstante, él preferiría un análogo por la calidad de sonido que proporciona.

Para Cienfuegos, algunos de los problemas más comunes que existen actualmente en el mundo de la música es que las personas se han acostumbrado al volumen y no a la calidad de sonido.

"Si comparas una canción de los años 70 o 90, con una del 2000, vas a disfrutar más la primera, porque no comprimían tanto el sonido. Había variación de volumen entre el bombo y la voz. Hoy lo que hacen es que comprimen desde el inicio hasta en la parte de posproducción, por lo que no hay variación en los niveles del sonido. Esto se traduce en que la pieza tiene volumen pero no tiene dinámica musical", comentó el joven.

"Lo análogo es genial, pero en cuanto nos referimos a grabaciones, porque tiene más impacto. Lo digital te da más facilidad de trabajar a la hora de procesar el sonido", explicó por su parte Claudio Morazán.

Los procesadores han sido usados, además, en el cine y con ellos se han creado espectaculares efectos sonoros que han hecho que algunas películas obtengan premios.

Funcionamiento

¿Pero cómo funcionan los procesadores de voz? Comencemos por la forma análoga. En este caso el productor, mezclador o ingeniero de sonido debe adquirir la caja de efectos (con forma de módulo), una consola y a ellas irán conectados micrófonos y bocinas del modelo y la potencia deseada.

La persona canta y luego la voz se modifica de acuerdo con los efectos que quiere lograr, como afinar una parte, por ejemplo. Esto lo realiza a través del uso de las perillas de la caja de efectos. Cada modificación realizada es escuchada a través de la bocina.

En el caso de los procesadores digitales se necesita de un ordenador, una tarjeta externa o una interfaz de audio y un micrófono.

La persona emite el sonido que desea modificar, este pasa de forma análoga por el micrófono y cuando llega al ordenador se convierte automáticamente en digital. Ahí se tienen dos opciones: modificar el sonido utilizando plantillas predeterminadas con efectos, o hacerlo partiendo desde cero, es decir, establecer el efecto deseado.

Algunos modelos

En la actualidad, los procesadores más utilizados son los digitales. Uno de los más famosos es Auto-T une, creado por Antares Audio Technologies para corregir algunas imperfecciones en los sonidos de la voz y los instrumentos musicales. Este ha servido para que los artistas realicen grabaciones discográficas con mayor afinación.

Auto-Tune alcanzó la fama en 1998, porque fue utilizado para la realización de distorsiones vocales en la canción "Believe" de la cantante estadounidense Cher.

Esta es considerada como la primera grabación comercial en utilizar un procesador para dicho fin, dando origen a lo se conoce como "efecto Cher".

Todo surgió como un accidente por parte del productor, quien al momento de realizar la afinación de la voz de la artista de forma análoga, movió más de lo debido la perilla del módulo y con ello surgió una nota robotizada.

El efecto Cher también ha sido utilizado por artistas como T-Pain, quien en la mayoría de sus canciones de género rhythm and blues (R&B) recurre a él. También lo han usado el grupo Eiffel 65 y Kanye West, entre otros.

En estos días Auto-Tune existe de forma análoga y de forma digital, y puede ser utilizado en presentaciones en vivo.

Otro de los procesadores es Melodyne, disponible para sistemas operativos OS X y Windows. Con él las personas pueden apreciar en qué parte comienzan y terminan las notas musicales y el nivel de afinación que cada una de ellas tienen.

También el usuario puede intervenir en la entonación, el fraseo y la dinámica del sonido, y tiene la oportunidad de trabajar con instrumentos como el piano y guitarra.

El precio de los procesadores de voz anda por los $400 o más. Algunas veces pueden incluir un paquete con variedad de efectos, pero en otros casos estos deben adquirirse por separado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación