Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los pesebres de Falls Church

En la Iglesia de San Antonio de Padua, en Falls Church, Virginia, se exhibe una colección de nacimientos. Son 250 de un total de 700

La diversidad de figuras es expresión cultural, como el de morros salvadoreños.

La diversidad de figuras es expresión cultural, como el de morros salvadoreños.

La diversidad de figuras es expresión cultural, como el de morros salvadoreños.

VIRGINIA. Una singular exhibición abrió la puerta a la Navidad en la Iglesia San Antonio de Padua, en Falls Church, Virginia, donde durante esta semana como complemente a los preparativos eucarísticos de la fiesta, se expuso una muestra de 250 nacimientos, todos de una colección de más de 700 que conserva el sacerdote Eugenio Hoyos, director de la Diócesis de Arlington.

Los nacimientos en materiales tan diversos como porcelana, madera, tela, piedra, frutos y hasta tuzas; pintados al gusto y referencias culturales de docenas de países dejan ver las diferentes interpretaciones sobre el nacimiento de Cristo desde la imagen del pesebre con María, José, el Niño Jesús y los pastores, reyes y sin faltar el buey y la mula de la historia bíblica.

La colección ha sido compilada por el conocido sacerdote y líder espiritual de la comunidad hispana en el Área Metropolitana de Washington, Eugenio Hoyos, por más de 25 años de apostolado, explicó Lía Salinas, trabajadora del templo y encargada del montaje de la exhibición puesta a disposición del público luego de los servicios religiosos en el templo.

"Escogimos estos 250 nacimientos, de un total de 700 cajas, que tiene el padre Hoyos, y lo hemos montado en la casa de residencia para que la gente conozca también donde viven los padres… así hemos acondicionado el comedor, los pasillos como un museo", indica Salinas, mientras recorre la residencia donde en cada rincón han sido instalados los pesebres.

Algunos son verdaderas obras de arte, como un nacimiento blanco, de origen japonés. Otros muestran los materiales de las regiones de procedencia. Así unos morros decorados y pintados por artesanos salvadoreños, que tomaron estos frutos para hacer las cabezas de los personajes. Tampoco podía faltar una muestra de la artesanía de La Palma, Chalatenango, con un juego en miniatura de los personajes de Belén, al estilo Fernando Llort.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación