Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los hombres detrás de los monstruos de la cinematografía

El cine de terror es uno de los géneros cinematográficos más populares y rentables. Pero solo algunos hombres lograron inmortalizar sus personajes en la historia del séptimo arte

Tod Browning. Drácula (1931). The Unholy Tree (1925), Freaks (1932). Fotos EDH / Internet

Tod Browning. Drácula (1931). The Unholy Tree (1925), Freaks (1932). Fotos EDH / Internet

Tod Browning. Drácula (1931). The Unholy Tree (1925), Freaks (1932). Fotos EDH / Internet

No es necesario tener a un científico loco o una infancia espeluznante para crear un monstruo de película. Se requiere de actores, guionistas y, más que todo, escritores y directores que sepan cómo inmiscuirse en la psique de su audiencia y desatar todo lo oscuro que se esconde ahí.

A veces las historias detrás de las películas son tan impactantes, incluso tan espeluznantes como las películas. El New York Times da un vistazo a hombres que crearon los monstruos más memorables del celuloide.

Tod Browning.

Su película más reconocida es Drácula (1931).

La historia tras la historia: Browning entró al mundo del espectáculo a los 16 años como un payaso de circo luego de enamorarse de una de las bailarina y haber huido para unirse a él. Así consiguió material de primera mano para su película más extraña, Freaks, que aún ahora es discordante. Tuvo una larga carrera como actor antes de trasladarse atrás de la cámara. Se le puede reconocer en Drácula como la voz del "harbourmaster".

John Carpenter

Película más reconocida: Halloween (1978).

La historia tras la historia: Una amenaza cuádruple, Carpenter usualmente produce, escribe y hace la música para las películas que dirige. Usualmente hace cameos en sus películas bajo el alias de Rip Haight. Aunque es mejor conocido por sus películas de terror, su mejor filme es quizá la sutil e imaginativa Starman (1984). Siendo un gran fan de Elvis Presley realizó su sueño personal cuando dirigió la película Elvis, con su actor favorito Kurt Russell.

Wes Craven

Película más reconocida: Pesadilla en la calle Elm (1984).

La historia tras la historia: A pesar de la violencia gráfica asociada con sus películas, en la vida real Craven no es lo que sus fans podrían esperar. Fue profesor de Literatura en Clarkson College en Potsdam, Nueva York. Craven pasa su tiempo libre viendo pájaros y ha hecho público su deseo de hacer una película más allá del género del terror. Su primera película, La última casa a la izquierda, fue una adaptación de un clásico extranjero: The Virgin Spring (1960) de Ingmar Bergman's.

Brian de Palma

Película más reconocida: Carrie (1976).

La historia tras la historia: Fue estudiante de ciencias superdotado que inicialmente quería ser un físico, pero a De Palma lo distrajo su amor por las películas, especialmente las de Alfred Hitchcock. Carrie fue la primera de más de 150 películas o series adaptadas de la obra de Stephen King. Muchos creen que sigue siendo la mejor. Aunque nunca hubiera hecho una película, De Palma merecería un pie de página en la historia del cine como el hombre que introdujo a Martin Scorsese y Robert De Niro.

William Friedkin

Película más reconocida: El Exorcista (1973).

La historia tras la historia: Aunque no es principalmente un director de terror, El Exorcista es citada como la mejor película de miedo jamás hecha. Friedkin fue, tal vez, el director más de moda en Hollywood en los año 70, pero su carrera se enfrió en una serie de proyectos que nunca se concretaron. Fue un documentalista y, por lo tanto, inició su carrera dirigiendo Off Season, un episodio de 1965 de "The Alfred Hitchcock Hour".

Alfred Hitchcock

Película más reconocida: Psicosis (1960).

La historia tras la historia: El maestro del suspenso es la influencia más grande en el cine de horror norteamericano —sus contrastes estilísticos aparecen en casi todas las películas mencionadas en este artículo. El director de nacimiento inglés rara vez se aventuraba lejos de los parámetros de las producciones de suspenso, pero dentro del género no tenía competencia. También fue el director más famoso de su era, en parte por sus cameos famosos en sus propias películas. Pero también por su rol como el anfitrión de la antología televisiva "Alfred Hitchcock Presents" (1955-1962). Licenció su imagen a una revista de misterio y a una serie de libros juveniles.

George A. Romero

Película más reconocida: "La noche de los muertos vivientes" (1968).

La historia tras la historia: La obsesión con los zombies que nos ha traído World War Z y The Walking Dead, entre otras, nunca habría sucedido sin Romero. Su base cinematográfica era Pittsburg hasta que él y unos amigos consiguieron $114,000 para hacer La noche de los muertos vivientes. Se aseguró una carrera en Hollywood cuando la producción ganó $30 millones e inspiró un tsunami de secuelas, reproducciones y copias baratas. Antes de hacer este filme hizo una serie de películas cortas para "Mrs. Roger's Neighborhood".

James Wan

Película más reconocida: Saw (2004).

La historia tras la historia: Nacido en Malasia y criado en Australia, Wan es el modelo perfecto para el maestro del shock internacional de Hollywood. Él y sus compañeros usualmente sacan su inspiración de las películas de horror japonesas o coreanas y no se mosquean ante los niveles de violencia explícita que podría ser impensable en los momentos tempranos del cine de terror. La micropresupuestada película de Saw ganó más de $100 millones en el mundo, y puso a Wan en una racha ganadora que continúa al día con El Conjuro e Insidious 2 (2013).

James Whale

Película más reconocida: Frankenstein (1931).

La historia tras la historia: Whale obtuvo su primera experiencia en el espectáculo cuando, como un soldado británico capturado en la Primera Guerra Mundial, actuaba en obras en un Campamento de Prisioneros de Guerra en Alemania. Después de la guerra se fue a Broadway y luego a Hollywood, donde en 1930 se convirtió en el director de terror más preeminente de la industria.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación