Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los hackeos aumentan, ¿qué se puede hacer?

Vigilar de cerca los movimientos de sus cuentas y tarjetas de crédito es indispensable, ya que el robo de identidad también se ha incrementado

Millones de personas se vieron afectadas por el robo de datos este último año. foto EDH

Millones de personas se vieron afectadas por el robo de datos este último año. foto EDH

Millones de personas se vieron afectadas por el robo de datos este último año. foto EDH

Los delincuentes robaron información personal de millones de personas este último año. De los afectados, uno de cada tres puede convertirse en víctima de robo de identidad, y en algunos casos los ladrones usan su información para comprar, para manipular sus cuentas y hasta para ir al hospital. Pero hay medidas que usted puede tomar para protegerse contra el impacto financiero, legal y emocional del robo de identidad , y la mayoría de ellas son gratuitas:

Como regla:

Vigile de cerca sus números de seguro social —y las de sus hijos—, así como tarjetas de crédito y débito. Además asegúrese de la información y contraseñas de sus cuentas.

Reduzca los registros financieros y las ofertas de crédito innecesarias.

Vigile su trabajo:

Examine las tarjetas de crédito cada mes para evitar irregularidades.

Obtenga un informe de crédito una vez al año, y revíselo para eliminar cuentas no autorizadas. Si usted ordena el informe una vez al año, puede comprobar con eficacia su historia cada cuatro meses.

Trabajo de monitoreo

Algunos expertos dicen que no hay mucho que ganar de un servicio de monitoreo de crédito pagada. Pero si la empresa le envía un aviso de la fecha de incumplimiento de forma gratuita, no le afectará inscribirse en cualquier monitoreo que la agencia le ofrezca. Estos servicios le dirán si una nueva cuenta se abre a su nombre. Además algunos informan sobre problemas como teléfonos celulares falsos y cuentas o solicitudes fraudulentas de los beneficios del gobierno.

Alguien robó mi identidad, ¿qué hago?

Lo primero que debe hacer es denunciarlo a las autoridades para que alerten al sistema financiero. La alerta debería pedir a las empresas ponerse en contacto con usted antes de abrir nuevas cuentas a su nombre. Usted puede renovar la alerta cada 90 días, o tiene derecho a mantenerlo en vigor durante algunos meses si ha declarado un reporte de robo de identidad con la policía.

Póngase en contacto con el emisor de crédito para disputar cargos fraudulentos y así cerrar cuentas falsas.

Solicite su registro de crédito y pida a las agencias informes para eliminar cuentas falsas o cualquier información incorrecta de su registro.

También considere pedir a las agencias detalles para colocar un congelamiento total de su crédito. Esto bloquea cualquier proceso para abrir una nueva cuenta, por lo que es una medida más fuerte que la alerta de crédito. Por ello no debe ver complicado el hecho de notificar a las agencias de crédito para que levanten el congelamiento —que puede tardar unos días— cada vez que usted solicita un préstamo, abre una nueva cuenta o incluso contrata un servicio.

Guarde copias de todos los informes y correspondencia. Utilice el correo certificado para obtener los recibos de entrega, y tome notas de cada llamada telefónica. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación