Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los Archivos Perdidos del Conflicto tendrá tres partes

El documental ha permitido digitalizar archivos importantes para la historia del país, así como mostrar a los jóvenes visiones de quienes figuraron en el conflicto armado.

Muyshondt explicó que más de dos años se necesitaron para recopilar la información.

Muyshondt explicó que más de dos años se necesitaron para recopilar la información.

Muyshondt explicó que más de dos años se necesitaron para recopilar la información.

El documental "El Salvador: los archivos perdidos del conflicto" está por estrenarse este 13 de noviembre, y su director y productor Gerardo Muyshondt anunció que, lo que estaba previsto para condensarse en un solo documental se realizará en tres partes: Las causas, La Guerra y La Paz.

La decisión de hacer un largometraje en tres fases, con los testimonios de 52 personas involucradas de manera directa con el conflicto armado, es debido a la amplia investigación que se recopiló durante más de dos años.

Muyshondt explicó que la primera parte está enfocada en las causas que desencadenaron el conflicto bélico en el país. "¿Por qué hubo una guerra en El Salvador?", fue la pregunta de partida que hicieron a todos los entrevistados.

"El volumen I es al que a mí en particular más me costó hacer, porque es el que más me sensibilizó y enseñó. Esa pregunta tan sencilla cuando uno la tira a una persona que estuvo presente en el conflicto dispara un montón de aristas", dijo el director.

Estructurado en una línea del tiempo, el segundo y tercer volumen -aún sin fecha de publicación- exponen cómo fue la guerra: por qué y cómo se peleó, y la etapa de la reconciliación y diálogos.

El año 1975 es el punto de partida, pero el final no es en realidad la firma de los Acuerdos de Paz (1992), como se esperaría, sino el secuestro de Andrés Suster (1995), que Gerardo Muyshondt considera es el último hecho relacionado con la guerra.

"El Salvador: los archivos perdidos de un conflicto" fue producido por un grupo de voluntarios, para llenar vacíos históricos que el equipo tenía, al igual que muchos salvadoreños, sobre todo, jóvenes.

"No queremos contar historias de guerra queremos contar la historia de 'la guerra de El Salvador'", enfatizó el publicista durante la ponencia.

Esa "historia" es contada de una manera "amigable, fácilmente copiable y virabizable" para que el público joven pueda tener una opción más afable y solidificada del conflicto que vivió el país.

El equilibrio ha sido clave para no caer en el sesgo. Por ello, la pluralidad de visiones de más de 52 testimonios permitirán que los receptores lleguen a sus propias conclusiones.

"Lo que pretendemos no es establecer una idea de la visión de lo que nosotros entendimos de las 52 entrevistas que sacamos, sino que sea un ingrediente más para que cada quien saque sus propias conclusiones", reafirmó el documentalista.

Guerrilleros, líderes del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), militares, agentes de la CIA y representantes de la iglesia católica, han sido algunas de las voces retomadas para esta producción.

Pero también hay fotografías, archivos de periódicos y videos de noticieros locales e internacionales que han sido utilizados para enriquecer la producción.

El Diario de Hoy ha sido un canal para facilitar archivos sobre los puntos álgidos del conflicto armado, muchos de ellos solo fueron documentados "con fines propagandísticos", como dijo Muyshondt.

Alfredo Martínez, jefe de archivos de este rotativo, expresó que se partió de un mapa con fechas ya establecidas para recopilar el material necesario para el filme.

Entre los eventos "determinantes" de los años de guerra que fueron compartidos con la productora están el golpe de Estado de 1979, el asesinato de Monseñor Romero, el apoyo de Estados Unidos al país, la ofensiva de 1989, secuestros y la firma de los Acuerdos de Paz, entre otros.

"La idea inicial del documental surge por la visión distorsionada de la guerra. Hay (en el filme) toda una combinación de puntos de vista que permite conocer con un mayor grado de aproximación las cosas tal y como sucedieron", aseveró Martínez.

Ante una amplia investigación, expuesta en una hora y quince minutos por cada volumen, para este salvadoreño productor, la "gran conclusión" a la que llegan las fuentes entrevistadas es que combatiendo "no es como se saca adelante al país".

El documental, además de aportar a la historia de El Salvador, también abre espacio en el rubro cinematográfico.

Según sus productores asociados, casas productoras de Colombia y el canal Netflix están interesados en transmitir la producción, sin embargo aún no se han definido términos entre las empresas.

"El Salvador: los archivos perdidos del conflicto" se estrenará el 13 de noviembre en la sala de Cinemark La Gran Vía. "La Guerra" y "La Paz" verán la luz en 2015, pero aún no se definen fechas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación