Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En las revistas no todo lo que brilla es belleza

Más de la mitad de las fotografías de modelos y famosos son retocadas

En las revistas no todo lo que brilla es belleza

En las revistas no todo lo que brilla es belleza

En las revistas no todo lo que brilla es belleza

En la publicidad de las revistas de moda y belleza no todo lo que parece perfecto lo es en realidad. La mayoría de los rostros, pieles y cuerpos son retocados gracias a una especie de varita mágica llamada Photoshop, y otros programas similares.

Esta herramienta ha venido a crear imágenes ideales de modelos, cantantes, actrices y gente del "showbusiness".

La directora de la edición francesa de Vogue, Emmanuelle Alt, reconoció a mediados de 2012 que "más de la mitad de las imágenes consumidas en el mundo de la moda están manipuladas", al referirse a los retoques digitales que las fotografías reciben antes de ser publicadas.

Vogue es una de las más importantes revistas de moda que tiene versiones propias de Francia, Brasil, España, Perú, Estados Unidos, Reino Unido, Grecia, Corea, Alemania y Latinoamérica, entre otros.

Alt, en una entrevista publicada por el vespertino "Le Monde", señaló que el proceso de edición digital "ofrece posibilidades infinitas" y que no existen límites al poder transformarse todo.

Ante este panorama la directora de la influyente revista de moda y belleza subrayó que estos métodos no han hecho más que "suprimir el encanto y el alma", por lo que abogó por devolver poco a poco "la verdad física" a su publicación.

Alt reconoció que se está viviendo una "una vuelta atrás", pues el deseo por acercarse a la realidad es cada vez mayor, aunque no se pueda ver a "todo el mundo con todas sus arrugas y granos".

Llegar al límite

Para el fotógrafo salvadoreño Guti, especializado en fotografía de moda, actualmente el retoque no es una alternativa sino que ya es una práctica común a todas las fotografías que se usan de forma comercial o editorial.

"Creo que el límite es la naturalidad. El retoque se convierte en un defecto cuando la fotografía se mira falsa. Aunque eso depende de cada fotógrafo y de la revista. El secreto está en hacer que una foto retocada nunca se mire retocada, porque sino ya es un defecto. El problema es que en la mayoría de fotógrafos que lo hacen, lo hacen mal", opinó Guti.

Ver imágenes de cuerpos muy delgados, sin celulitis y pieles sin una sola arruga ni imperfección puede llegar a generar una idea irreal de la belleza.

Realidad contra ficción

"Lo que está vendiendo la industria de la moda sí está afectando bastante la realidad. Las mujeres miran a la modelo y piensan que ese es su estado natural. Pocas veces comprenden que esa foto es el resultado de muchas horas de maquillaje, iluminación y mucho trabajo detrás. Siento que afecta la percepción, la gente cree que es normal verse tan perfecto cuando en la realidad nadie se ve así", destacó Guti, quien ha trabajado para revistas de moda nacionales y regionales. "Puede llegar a ser hasta nocivo para la autoestima", agregó.

El retoque fotográfico se ha vuelto indispensable hasta para las mujeres consideradas más atractivas como la top model Gisele Bündchen y cantantes como Britney Spears y Jennifer López. Y el icono del pop, Madonna, parece ser una de las más fieles amantes del Photoshop.

El fotógrafo canadiense Neil Snape, especializado en moda, opinó en una entrevista reciente para www.quesabesde.com, que "hoy en día se valora también la moderación en este aspecto. No se busca tanto el retoque excesivo como antes, y hay muchos fotógrafos que cada vez retocan menos. Aprecio esta tendencia hacia la contención".

Vogue París parece ir a la vanguardia y ha firmado una declaración, junto a otras ediciones internacionales, a favor de la promoción de una perspectiva más sana y equilibrada de la imagen del cuerpo en la industria de la moda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación