Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las emociones negativas elevan el riesgo de ACV

Una investigación documenta que las características emocionales y el estrés influyen en la salud cerebral

Las emociones negativas elevan el riesgo de ACV

Las emociones negativas elevan el riesgo de ACV

Las emociones negativas elevan el riesgo de ACV

Las personas que sufren un accidente cerebrovascular (ACV) por altos niveles de estrés, hostilidad y depresión serían más propensas a padecer esos infartos cerebrales.

En un estudio publicado en Stroke, los autores aclaran que esa tendencia individual no podría atribuirse a los factores de riesgo físicos conocidos, como la presión alta o el tabaquismo.

"Este hallazgo es importante e interesante para la población general porque documenta que las características emocionales y el estrés influyen en la salud cerebral", dijo la autora principal, Susan Everson-Rose, de University of Minnesota, Minneapolis.

En este tipo de ACV, una obstrucción vascular, generalmente un coágulo, bloquea el flujo sanguíneo, a diferencia del ACV hemorrágico, que se produce por una ruptura vascular. Ambos ACV pueden causar discapacidad o ser letales.

El equipo de Everson-Rose publica que el estrés y las emociones negativas influyen en el riesgo de padecer enfermedad cardíaca. Y aunque las cardiopatías y el ACV comparten varios factores de riesgo, poco se sabe de cómo las emociones influyen en la aparición de un ACV.

Los autores analizaron datos de 6749 adultos estadounidenses de entre 45 y 84 años. Los participantes no tenían enfermedad cardiovascular al comenzar el estudio entre julio de 2000 y agosto de 2002.

El equipo utilizó varios cuestionarios para evaluar el nivel de estrés, los síntomas depresivos, el enojo y la hostilidad al inicio del estudio. Luego, estudió a los participantes durante 8.5 años.

El equipo halló que el estrés, la hostilidad y los síntomas depresivos, pero no el enojo, estaban asociados con un aumento del riesgo de ACV o AIT.

Tras considerar la edad, la demografía y otros detalles de la salud, los autores observaron que los participantes más deprimidos eran un 86 por ciento más propensos que los menos deprimidos a sufrir un ACV o un AIT. Las personas con más estrés eran un 59 por ciento más propensas a sufrir un ACV que aquellas con los niveles más bajos de estrés. Y los altos niveles de hostilidad duplicaban ese riesgo.

Todos estos resultados se mantuvieron tras considerar los factores de riesgo tradicionales, como la presión alta, el consumo de alcohol excesivo, el tabaquismo y el sedentarismo, además de la inflamación sistémica, que otro estudio había asociado con los ACV. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación