Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Kurt Cobain, 20 años sin la leyenda

Hoy se cumplen dos décadas de la muerte del líder de la banda de grunge Nirvana. Tenía 27 años

Durante uno de sus últimos conciertos.

Durante uno de sus últimos conciertos.

Durante uno de sus últimos conciertos.

Kurt Cobain, vocalista y líder de Nirvana, una las bandas más emblemáticas de la música grunge, murió un día como hoy, hace dos décadas, a la edad de 27 años.

Una vida corta pero intensa, marcada por la música, los problemas de salud y una fuerte adicción a las drogas, en concreto a la heroína.

Tenía 27 años cuando el 5 de abril de 1994, tras inyectarse una elevada dosis de heroína, decidió suicidarse, dejando atrás a su mujer, Courtney Love, a su hija de 20 meses, Frances Bean y todo un legado de fanáticos.

Kurt Donald Cobain, era un niño melancólico, solitario (llegó a tener un amigo imaginario llamado Boddah), hiperactivo y con un gran talento, no sólo musical; era capaz de recitar de memoria, palabra por palabra, los diálogos de Encuentros en la tercera fase.

El divorcio de sus padres, en 1975, fue determinante en la configuración de su personalidad, un hecho a partir del cual, según declaró él mismo, se convertiría en alguien "extremadamente depresivo e insociable".

Cobain, que vivió varias noches literalmente bajo un puente siendo un joven, tras encontrarse con el rechazo e incomprensión de sus padres, conoció a Chris Novoselic, quien le propone formar un grupo después de escuchar sus composiciones. En 1988, se les unió Chad Channing como batería y tomaron el nombre de Nirvana, destacando por un sonido distintivo, sucio y original.

Ese mismo año publicaron su primer single, "Love buzz", con Sub Pop, el sello que, también de acuerdo con Borzillo, acuñó el término "grunge" en 1987. Con ellos lanzaron en 1989 su primer disco, "Bleach". Cobain diría que en ese álbum había gritado mucho y que sonaba "unidimensional", pues todas las canciones eran "lentas y cutres".

Le siguió "Nevermind" (1991), con unas previsiones de venta de 50,000 unidades, irrisorias en comparación con el terremoto que desató y los 30 millones de copias que se despacharon en todo el mundo, capaces de desalojar incluso a Michael Jackson del número 1.

Dave Grohl ya había sustituido por aquel entonces a Channing, a tiempo para vivir los tiempos gloriosos de Nirvana, que pasaron de las pequeñas salas a festivales con más de 70,000 personas a las que Cobain y compañía dieron himnos con los que expresar su desazón generacional.

Fue también entonces cuando comenzó su tormentosa relación con Courtney Love, madre de su hija, y cuando extremó el consumo de drogas, desencadenando completamente su decadencia.

Hasta su muerte, el grupo aún tuvo tiempo de lanzar el disco de rarezas "Incesticide" (1992), el álbum de estudio "In Utero" (1993) y el acústico por antonomasia "MTV Unplugged in New York" (1994).

Es probable que hoy muchos de sus seguidores se reunan para rendirle tributo en el parque de Seattle, que se encuentra al lado de la mansión en la que el cantante se quitó la vida, y que desde hace años es un lugar de peregrinación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación